A Mariña pierde vecinos por la marcha de inmigrantes y las defunciones

626 habitantes menos en la comarca, donde Burela y O Vicedo crecieron


viveiro / la voz

La cifra de los 396 bebés nacidos en el Hospital da Costa durante el 2013 (426 en el 2012) era solo un indicador. Un número que unido a los datos del INE, que revelan que la comarca ha perdido 626 vecinos en solo un año (entre el 2012 y el 2013), deben llamar a la reflexión. A Mariña, con 73.963 habitantes, no es ajena al problema de natalidad que sufre Galicia, pero en la comarca, además de en la reducción de nacimientos, los efectos de la crisis económica airean otro fenómeno social: la marcha de inmigrantes que no encuentran tampoco una oportunidad laboral en esta costa que baña el Cantábrico.

En señalar ambos indicadores coinciden los alcaldes consultados. Los censos revisados del Instituto Nacional de Estadística permiten constatar que entre el 1 de enero del 2012 y el mismo día del 2013 solo dos ayuntamientos de la comarca aumentaron población. Es el caso de Burela, que ganó 41 habitantes y, curiosamente O Vicedo, con 3 vecinos más. En este municipio, la pérdida poblacional es una constante; en 1996 tenía 2.564 empadronados.

Las cifras permiten identificar una caída importante de población en Mondoñedo, que perdió más de un centenar de vecinos en solo un año. Este fenómeno no solo aqueja a los municipios del interior. El furor de la construcción no detuvo la caída del padrón en Barreiros, que perdió 63 (el mismo número que A Pontenova); ni en Cervo, donde se asienta parte del complejo de la multinacional Alcoa, con 53 vecinos menos. Son solo algunos casos. En la última revisión del censo a cargo del INE, el concello de Alfoz ha bajado por primera vez de los 2.000 habitantes, quedando con 1.946 vecinos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

A Mariña pierde vecinos por la marcha de inmigrantes y las defunciones