Sale a nado un pescador tras hundirse su lancha de madrugada en la ría de Ribadeo

LA VOZ

As Carrallas, en las proximidades del faro pequeño de la ría de Ribadeo, volvió a ser ayer escenario de un nuevo naufragio. Rondaban las nueve de la mañana cuando el pesquero Balsa se fue a pique, probablemente tras colisionar su casco con unas rocas. El dueño y único tripulante se salvó por sus propios medios, alcanzando la costa a nado. Apenas ha trascendido información sobre un incidente que se saldó sin heridos y con la embarcación ya reflotada.

El Balsa se fue a pique en la misma zona donde meses atrás naufragó otro pesquero ribadense, el Nuevo Elmo, finalmente también reflotado. A bordo del barco hundido ayer iba, como siempre, Secundino Balsa, un veterano marinero que ya pasa de sesenta años de edad. Se las apañó para alcanzar la costa a nado. Contrató a una empresa especializada, Galacuatic, que se ocupó de recuperar la lancha, remolcándola hasta el puerto. Alrededor de las nueve de la noche de ayer estaba siendo izada a tierra firme.

El Balsa es el pesquero más pequeño de los que quedan en Ribadeo. Con 5,4 metros de eslora, fue construido en madera hace 45 años, en 1967, cuando también empezó a faenar. Cuenta con licencia para artes menores, de tal modo que puede faenar con vetas, nasa de nécora y camarón, nasa de pulpo, palangrillo y trasmallos. El armador es un experimentado marinero, buen conocedor de la ría.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Sale a nado un pescador tras hundirse su lancha de madrugada en la ría de Ribadeo