La ballena que murió en Foz interesa al Museo do Mar


El Concello de Foz tendrá que decidir en los próximos días qué hace con el cuerpo del cetáceo que previsiblemente varó para morir en la playa de Os Castros, en Cangas. Al margen de las labores para retirar los restos, ha trascendido que el ejemplar de ballena común -no cachalote, como se dijo en principio- interesa, por lo menos algunas de sus partes, a los responsables del Museo do Mar de San Cibrao, espacio que reúne importantes restos del pasado ballenero de la comarca.

El ejemplar apareció en la mañana del sábado en una zona de difícil acceso desde tierra. Ayer, técnicos de la Coordinadora para el estudio de los Mamíferos Marinos, Cemma, se desplazaron hasta el arenal focense para recoger muestras de de sangre, músculo y grasa que permitan esclarecer las causas de la muerte, que por el estado de conservación del cadáver se produjo pocas horas antes de que se alertara al 112 sobre su presencia.

Traslado complicado

Según explicaron desde el servicio de Protección Civil de Foz, los responsables municipales comunicarán la existencia del cuerpo a Capitanía Marítima, para ver si se puede remolcar por mar, ya que por tierra «é moi complicado o seu traslado, habería que trozealo».

La presencia del cadáver de esta ballena común, de casi once metros de longitud, se convirtió ayer en reclamo para numerosos vecinos de la zona, que curiosos acudieron a la playa a lo largo de la jornada. Sirvió además para alguna que otra clase en vivo sobre la anatomía de estos mamíferos marinos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La ballena que murió en Foz interesa al Museo do Mar