IPV, en proceso de liquidación, adeuda tres nóminas a sus casi treinta empleados

la voz

El futuro de la histórica empresa Investigación y Proyectos de Vehículos Especiales (IPV), de A Pontenova, es incierto. Pese a las inyecciones de capital y cambios de los últimos años, la firma dedicada a la fabricación de carrocetas podría cerrar definitivamente. Incapaz de hacer frente a los pagos pactados en el último concurso de acreedores, se encuentra en fase de liquidación, declarada el pasado cinco de septiembre. «Ou alguén compra IPV, ou pecha». Así de tajante se pronunciaba ayer Emilio Pantín, delegado sindical de CC.OO. y quien ha vivido de cerca todos los avatares de la fábrica durante las dos últimas décadas.

«Aos traballadores débenlles as nóminas de xullo, agosto e setembro. A extra pagáronlla, cos últimos cartos que entraron. Pero agora non se fai nada», añadió.

La esperanza se deposita ahora en las negociaciones que están llevando a cabo los administradores nombrados por el juzgado: «Van facer unha oferta pública de venta e é posible que apareza un comprador. Non é o habitual nun proceso de liquidación, pero eles din que hai indicios reais de vender a empresa e se se vende nos garanten que será co conxunto dos traballadores incluído», añadió Pantín.

ERE temporal

Mientras se espera que se cierren esas negociaciones o surja un comprador, la treintena de empleados irán a un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal, de seis meses de duración, que se presentó la pasada semana. «Supoño que está a punto de que o aprobe o xulgado. Entón todos xa poderán cobrar, polo menos, o desemprego, e ter uns ingresos de forma temporal, ata ver si se pecha a compra da fábrica», explicó el delegado sindical de Comisiones Obreras.

Sin ventas

«O problema é que non entra un euro. O mercado que había era interior, e coa crise... pois non se vende nada. E do exterior, fíxose algo para Caracas, pero tampouco foi moito aló. Non se cumpriron as expectativas que había. Por iso neste momento a cuestión xa non é si confiamos ou non no que nos din os administradores... é que non temos outra. Necesitamos crer que esa venta é posible», añadió Emilio Pantín.

El ERE afectará a la práctica totalidad de los trabajadores de la fábrica, excepto, al parecer, a un encargado del almacén y a un oficinista.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

IPV, en proceso de liquidación, adeuda tres nóminas a sus casi treinta empleados