«Me gusta jugar con las miradas y las caras»


Pintura, escultura, fotografía, vídeo. Ánxela no renuncia a nada. «En la facultad el guion estaba muy relacionado con la pintura y la escultura, es de lo que tengo más conocimientos. Esculpir siempre me había llamado la atención, pero es más factible pintar y dibujar, hacer esculturas resulta un poco más complicado, pero siempre ha estado todo rondando por ahí», afirma.

«Trabajo por etapas», confiesa. «Depende de lo que me apetezca, a veces me decanto más por la fotografía, otras por la pintura, voy mezclándolo todo..., muchas veces con una foto pintas». No obstante, quiere especializarse, a través de un postgrado, sin que ello implique «cerrar otras puertas». En su pintura se diferencian varias etapas: «Ahora estoy experimentando mucho, bastante centrada en los retratos, también el surrealismo... Me gusta mucho jugar con las miradas y las caras».

Cambios muy radicales

Ánxela insiste en que cada obra «lleva impreso el estado de ánimo, cómo te sientes, cómo ves las cosas, cómo las entiendes» y cree que su evolución como artista se plasma «en cambios muy radicales». Sorprende su más bien escasa relación con internet: «Hay cosas que no controlo muy bien, pero creo que es un medio muy bueno para darte a conocer. Cada uno lleva su ritmo, aunque seguramente debería tener más contacto con internet y las redes sociales».

De momento, vive con sus progenitores. «A mi madre le gusta pintar y a mi padre, el dibujo; siempre me han apoyado para que hiciera cosas que me ayudaran a realizarme como persona, he tenido mucha suerte», destaca. En Ribadeo se encuentra a gusto: «Estoy tranquila, con mis cosas, en mi espacio». Crea por placer, sin visión comercial, ni siquiera en los encargos (la mayoría, de amigos).

Ganarse unas pelillas

A esta joven ribadense le encantaría trabajar en una escuela de artes o en un museo. «Dependerá del máster, de cómo vaya...». Entre sus aficiones destacan el cine, la música (de todo género, sin prejuicios) y los viajes. Opina que «estaría bien empezar a sacar unas pelillas». Dentro de «no demasiado tiempo» le gustaría ganarse la vida, haciendo del arte un oficio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«Me gusta jugar con las miradas y las caras»