Aplazan el juicio por ruidos contra el exalcalde de Ribadeo

El fiscal reconoce la rentabilidad de la movida y evita una acusación

la voz

El fiscal reconoce el atractivo y la rentabilidad económica de la movida y evita una acusación tras una demanda presentada por un vecino que padece los ruidos de los pubs en Ribadeo. Esta persona perjudicada presentó una denuncia contra el ex alcalde de Ribadeo y actual secretario general del PSOE de la localidad, Balbino Pérez Vacas. Le reclama una indemnización de 30.000 euros. El fiscal, sin embargo no efectúa ningún tipo de acusación penal contra el ex regidor porque considera que adoptó las medidas correspondientes para solucionar los problemas. En su momento también declaró como imputado el secretario municipal, sin embargo no fue efectuada acusación alguna contra él.

El juicio había sido programado para ayer en el Juzgado de lo Penal número 2 de Lugo, sin embargo quedó aplazado para el mes de junio.

El fiscal, en su informe, dice que el «problema de los ruidos y molestias ocasionados por los locales de la movida nocturna no es privativo de Ribadeo, aunque en esta localidad haya llegado a alcanzar una cierta gravedad». Reseña que «en juego están no solo los intereses de los vecinos afectados por los ruidos, entre ellos el denunciante, sino también los de los titulares de los establecimientos y también los de la propia localidad, para la cual el ambiente nocturno supone un atractivo y tiene un indudable peso económico».

Recuerda la acusación pública que la denuncia afecta al ex alcalde ribadense, Balbino Pérez, «pero podemos ver que el problema de la contaminación acústica y de la presunta inactividad del Concello existía antes del año 2003 y continúa existiendo después del año 2007, como resulta acreditado por un informe emitido a petición del juzgado por el actual alcalde ribadense, en noviembre de 2009».

Dicho informe refiere que el Concello elabora, desde 2006, una ordenanza sobre protección contra la contaminación acústica. «La iniciativa corresponde, pro tanto, a la época en la que el denunciado era alcalde. El informe también hace referencia a las muchas dificultades que plantea la resolución del problema, «considerando que la actividad del Concello, en ningún caso pueda considerarse pasiva», apunta la fiscalía. El informe de la acusación pública reconoce que los niveles de ruido en el domicilio del denunciante son «ciertamente altos».

El fiscal destaca que para que exista un delito de prevaricación por parte del ex alcalde este debería haber emitido una resolución injusta, hecho que no se produjo aunque recuerda que el regidor omitió la incoación de expedientes administrativos tras varias denuncias.

Un vecino pide a Pérez Vacas 30.000 euros de indemnización

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Aplazan el juicio por ruidos contra el exalcalde de Ribadeo