Dos o tres años de dificultades


A la espera de que el urbanismo dé los frutos esperados y vuelva a surtir las arcas municipales, el gobierno de Barreiros (PP) aprobó anoche un ajuste en tasas y tributos, incluyendo la creación de nuevos impuestos, con el que calcula que ingresará entre 300.000 y 400.000 euros más al año. Este dinero, dice el alcalde, Alfonso Fuente, permitirá garantizar los servicios. Porque si bien de momento no ha habido problema para pagar las nóminas de los trabajadores, el regidor sí reconoce que se comienzan acumular retrasos importantes a proveedores.

Así, en Barreiros el PP tenía previsto aprobar anoche en un pleno una tasa por licencias urbanísticas, por la cual se deberá abonar 60 euros por tramitar un expediente para obra menor y 120 si se trata de obra mayor. También se crea un impuesto de saneamiento, con una cuota bimensual de 5 euros y de 0,10 euros por metro cúbico de agua consumido a partir de los 22 metros cúbicos, que es el consumo habitual de una familia estándar.

El impuesto de construcciones se sube del 2 al 3%, si bien según explicó Alfonso Fuente, se contemplan deducciones del 30% en el caso de que las nuevas edificaciones se dediquen al sector agrícola. También figuran bonificaciones para familias numerosas, con lo cual en estos casos apenas notarán el aumento.

La contribución urbana queda establecida en el 0,8% y la rústica en el 0,6% y se crea un impuesto específico para bienes especiales, del 1,3%, concebido para las empresas de energía eólica que tienen previsto asentarse en Barreiros.

Otras tasas que se revisan son las de la basura y el agua. «No primeiro caso solo se pasa de pesetas a euros e no da auga axústase ao gasto, xa que se renovou parte da rede e subiu a enerxía eléctrica do bombeo», explicó el alcalde. En total, cinco euros más cada bimestre. Por último, el impuesto de vehículos sube de 71 euros a 78.

«Empezamos a ter problemas, non de pago de nóminas, pero sí a proveedores»

Alfonso Fuente

En el año 2006 el Ayuntamiento de Barreiros ingresaba 1,9 millones de euros por licencias de obra. Este año, en el presupuesto figuran cien mil euros. El alcalde explica que hasta que se den licencias de obra y se empiece a vivir en los nuevos edificios, a Barreiros le esperan dos o tres años de dificultades: «Como todos os concellos», matiza. El ajuste se realiza para mantener servicios sociales, la asistencia domiciliaria (que gestiona el Concello y para lo que tiene 23 empleados), la guardería municipal, etcétera. «Son cousas que quizáis habería que revisar, pero que de momento imos manter», apuntó el regidor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Dos o tres años de dificultades