Dorribo entró en la vida pública de la mano de Cacharro Pardo

X.C., D.C. LUGO / LA VOZ

A MARIÑA

El apoyo se escenificó con la firma de un convenio en la Diputación

26 may 2011 . Actualizado a las 11:59 h.

La carta de presentación de Jorge Dorribo en la vida pública lucense fue el ex presidente de la Diputación, Francisco Cacharro Pardo. El político le tendió la mano e incluso escenificó ese apoyo al prestarle el salón de comisiones del palacio de San Marcos para la firma de un convenio con Emiratos Árabes. El objetivo era construir una fábrica de antibióticos y antiinflamatorios para suministrar a todo el área. El acuerdo contemplaba la constitución de la sociedad The Investor Capital Nupel. Al acto acudieron el director general del departamento de Economía de Abu Dhabi, el jeque Mohamed Al Qubasisi y el director de desarrollo de negocio de la compañía creada, Saleh Al Mansouri. De la materialización del acuerdo no trascendieron grandes resultados.

La relación entre Jorge Dorribo y Francisco Cacharro no finalizó cuando hubo relevo en la Diputación Provincial. Muchas personas se entrevistaron con Cacharro a un despacho que ocupaba con frecuencia en la sede de Nupel en O Ceao. Ese despacho tenía en la entrada una placa de «consejero delegado», aunque se deconoce si el cargo le correspondía realmente.

Pero las buenas relaciones con Cacharro no supusieron luego ningún obstáculo para que Dorribo pudieran entrar por la puerta grande de nuevo en la institución con los actuales representantes, tanto del PSOE como del BNG. Para ello pudo haber utilizado las buenas relaciones con la cúpula socialista de alguno de sus socios en otras empresas. También tuvo el apoyo de la patronal lucense, en especial de su secretario.