Detenido el presunto asesino de un empresario de BoalUna asociación pide que se pare el equipo de investigación de Ribadeo

Se trata de un vecino del municipio con quien había tenido problemas

la voz
boal / la voz

La Guardia Civil practicó ayer su primera detención en relación al asesinato del empresario de Boal Álvaro Rodríguez, que apareció con muerto con dos tiros el pasado 11 de noviembre. El detenido es J.J.O.C., un vecino de 59 años y residente en la localidad de Prelo, al que se le acusa de un supuesto delito de homicidio.

La detención se produjo sobre las 12.30 horas del mediodía, por parte de una Unidad Orgánica de la Policía Judicial, que desarrollaron durante la jornada de ayer la llamada operación Brezos. La persona detenida reside en Prelo, a dos kilómetros de Boal, pero es natural de Doiras, donde trabajó muchos años hasta su jubilación. Está casado, sin hijos y es una persona muy conocida en la localidad, al igual que el empresario fallecido. De hecho, él era un cliente de la empresa de construcción que regentaba Álvaro Rodríguez, y al que le entró a robar en una ocasión, según fuentes cercanas a la investigación.

La persona detenida no fue la única investigada por la Guardia Civil, que tras el asesinato llevó a cabo decenas de controles policiales a muchos de los vehículos que circulaban por la zona del suceso. De hecho la Benemérita todavía continúa con la investigación del suceso, por eso ha sido decretado el secreto del sumario.

El detenido fue llevado al cuartel de la Guardia Civil de Navia y, posiblemente hoy, será puesto a disposición judicial en los Juzgados de Luarca. También, está previsto que esta mañana el delegado del gobierno en Asturias, Antonio Trevín, ofrezca una rueda de prensa informando de las últimas novedades relacionadas con la detención practicada ayer en Boal.

Dos disparos

El asesinato de Álvaro Rodríguez conmocionó hace tres meses a los vecinos de Boal. Los hechos ocurrieron durante la madrugada del pasado 11 de noviembre, se halló el cuerpo sin vida del empresario en el interior de la nave que regenta, en el Alto de La Llaviada. Rodríguez no fue esa noche a dormir, lo que disparó las alarmas de su familia. Fue el cuñado el que encontró el cuerpo de Álvaro tirado a la entrada de la nave y con dos tiros, uno en la espalda y otro en la cabeza.

La Guardia Civil descartó inmediatamente el robo como motivo del asesinato, ya que en el interior de la caja registradora de la nave se encontró una gran cantidad de dinero. A pesar de ello, los agentes encargados encargados del caso mantuvieron abiertas varias líneas de investigación, que se tradujeron en decenas de interrogatorios a familiares, amigos y vecinos de la víctima. Se analizaron todas las pruebas y se buscaron otras posibles, como el arma homicida. De hecho, la Guardia Civil lleva todo este tiempo intentando encontrar el escopeta con la que se hicieron los dos disparos que acabaron con la vida del empresario, algo que de momento no ha sucedido.

La noticia de la detención del presunto asesino de Rodríguez corrió ayer como la pólvora por la pequeña localidad de Boal. Muchos vecinos conocían a primera hora de la tarde la detención, aunque muy pocos quisieron hablar ante los medios de comunicación sobre J.J.O.C. Ayer, algunos que sí se animaron a hacerlo calificaron al detenido como una persona «rara» y con poca comunicación con los vecinos del pueblo, aunque muchos reconocen respirar aliviados tras la detención.

La Asociación Profesional de Cabos y Guardias presentó ayer un escrito en la Subdelegación del Gobierno en Lugo en el que reclama que se paralice el equipo de investigación de la Guardia Civil puesto en marcha en el cuartel de Ribadeo. Tal y como adelantó La Voz de Galicia, opera desde hace varias semanas, su ámbito de actuación es comarcal y en la actualidad está integrado por seis agentes. Según desvela la asociación referida, incluso disponen de oficina propia.

«Se trata de un conjunto de agentes que trabaja en equipo, de forma estable y diferenciada del resto de sus compañeros de unidad, pero lo hacen sin que exista un catálogo de puesto de trabajo donde los puedan encuadrar, es decir, los han designado a dedo», dice la asociación, quien centra sus críticas en que en el equipo están el la hija y el yerno del capitán de compañía.

Propuesta

Por ello pide a la Jefatura de la Comandancia de la Guardia Civil que rectifique y paralice el equipo. «Nuestra propuesta pasa por la creación de un área de investigación para cada compañía de la provincia atendiendo al principio de legalidad y una selección previa del personal que respete la capacidad, el mérito y antigüedad, elementos estos últimos que son indispensables a nuestro juicio», manifiesta la asociación de cabos y guardias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Detenido el presunto asesino de un empresario de BoalUna asociación pide que se pare el equipo de investigación de Ribadeo