El misterio del asesinato de Boal sigue sin resolverse mes y medio después del crimen


boal/la voz.

A punto de cumplirse seis semanas del asesinato del empresario boalés Álvaro Rodríguez Álvarez, la Guardia Civil sigue analizando las pistas halladas en el lugar del crimen sin que, de momento, se realizasen detenciones. Los laboratorios estudian pruebas del asesinato, un trabajo muy lento según aseguraba el delegado del Gobierno en Asturias, Antonio Trevín. «No es como en las películas americanas, que las pruebas se tienen en horas. La realidad es otra», comentó.

Lo cierto es que en Boal hay vecinos que aseguran conocer el supuesto asesino de Álvarez, aunque nadie tiene pruebas. La tensión lleva instalada en este pequeño pueblo asturiano desde el día del asesinato, aunque el paso de las semanas hace que muchos olviden lo ocurrido el pasado 17 de noviembre.

Fue esa noche de miércoles cuando hallaron el cuerpo sin vida de Álvaro Rodríguez en una nave de materiales en Llaviada y con dos tiros de escopeta, uno en la espalda y otro en la cabeza. Al día siguiente, la Guardia Civil descartó por completo el móvil del robo, ya que no fue sustraído dinero del interior de la nave, aunque se mantuvieron abiertas muchas líneas de investigación. Se interrogaron a muchos vecinos, se analizaron las pistas halladas en el escenario del crimen y se recorrieron negocios de Boal para confirmar coartadas, pero ha sido insuficiente para realizar alguna detención. De momento, no ha aparecido una de las pruebas principales, el arma homicida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

El misterio del asesinato de Boal sigue sin resolverse mes y medio después del crimen