La investigación del crimen de Boal está pendiente del análisis de pruebas en el laboratorio


Los días pasan y la Guardia Civil continúa sin practicar ninguna detención en relación con el crimen de Boal, el asesinato del empresario Álvaro Rodríguez Álvarez, de 52 años de edad, de dos disparos (uno por la espalda y otro en la cabeza cuando yacía en el suelo), cuando se encontraba en una nave industrial de su propiedad. No obstante, la investigación no está parada. Al contrario, los agentes que están al cargo están pendientes de los resultados de las pruebas obtenidas en los últimos días y que han enviado a analizar a un laboratorio.

En tanto, Boal no logra sacudirse la conmoción por el crimen. Los rumores se suceden y la gente está a la expectativa de los pasos que da la Guardia Civil. Descartado el móvil del robo, ya que en la nave donde fue asesinado Álvaro Rodríguez había una máquina registradora con una importante cantidad de dinero que no fue sustraído, las investigaciones se centraron en un posible móvil pasional o de venganza. La Guardia Civil apuntó entonces a alguien que debía conocer bien a Álvaro Rodríguez.

Tampoco hay detenciones en relación con la actuación de una banda de ladrones en varios bares y restaurantes del Occidente asturiano, donde entraron para robar la recaudación de las máquinas expendedoras. En este caso la Guardia Civil ha recogido pruebas que están siendo analizadas y que podrían ayudar a resolver la autoría de los delitos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La investigación del crimen de Boal está pendiente del análisis de pruebas en el laboratorio