Descartan el móvil del robo en el asesinato de un empresario de material de construcción de Boal


boal/la voz.

La Guardia Civil descarta que el asesinato de Álvaro Rodríguez, propietario de un almacén de materiales de construcción, de 52 años de edad, se produjese como consecuencia de un robo en la nave en la que se fue hallado muerto por un familiar suyo en la madrugada del miércoles al jueves. Es así porque en el lugar del crimen había una caja registradora con una importancia cantidad de dinero, que no fue sustraída. Así las cosas son varias las hipótesis con las que trabajan los agentes que se han hecho cargo de la investigación, desde un móvil pasional a una venganza, versión ésta que ayer circulaba entre los vecinos de Boal.

Dos disparos

El suceso ha provocado estupor y consternación en Boal, más cuando poco a poco se han ido conociendo los detalles del asesinato. El cuerpo de Álvaro Rodríguez recibió dos disparos, el primero por la espalda y el segundo, el que definitivamente acabó con su vida, en la cabeza, cuando estaba tirado en el suelo. Según las fuentes consultadas, los tiros habrían sido hechos con una escopeta, en la que se uso munición ilegal, postas de plomo.

Los agentes de la policía judicial llevan dos días trabajando intensamente por la zona, recogiendo datos, peinando la nave empresarial donde apareció el cadáver de Álvaro Rodríguez y las inmediaciones en la búsqueda de algún resto del que se pueda obtener el ADN, que permita identificar al autor. Además, varios vecinos han sido interrogados en las últimas horas.

Álvaro Rodríguez era el propietario de Casa Fonso, una empresa de materiales y construcción de Llaviada, en Boal. Su cadáver fue hallado en el interior de una nave de la empresa por el cuñado, sobre las tres de las madrugada, quien se había acercado a buscarlo porque tardaba en regresar a casa y no contestaba a las llamadas de teléfono que le estaban haciendo.

Funeral

El funeral de Álvaro Rodríguez Álvarez se oficiará hoy a las 12.00 horas en la iglesia de Santiago Apóstol de Ponticiella, en Villayón, concejo en el que residía con su esposa y sus dos hijos, de 17 y 15 años de edad, en concreto en la localidad de Valdedo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Descartan el móvil del robo en el asesinato de un empresario de material de construcción de Boal