La Cofradía de Celeiro alerta sobre el incremento de la presencia de furtivos en la costa mariñana


La Cofradía de pescadores de Celeiro alertó de nuevo sobre la incidencia que está teniendo «el alto grado de furtivismo» que en los últimos tiempos se está registrando en el litoral mariñano. Explicaron que furtivos procedentes principalmente de la zona coruñesa de Cedeira y Valdoviño «son asiduos a diario de los bancos marisqueros de la costa lucense».

Si bien el pósito de Celeiro dispone de un servicio de vigilancia propio, compuesto de dos profesionales encargados de vigilar todos los días del año su zona de influencia, el patrón mayor, Domingo Rey, aseguró que «la vigilancia que tenemos resulta insuficiente, toda vez que el problema se va agrandando en el tiempo, y se escapa a nuestras competencias». Rey añadió que los vigilantes «hacen su trabajo, y la mayoría de las veces , las más, abortan denuncian y evitan que los furtivos esquilmen el recurso, pero esto no llega, es insuficiente».

El percebe, en peligro

El patrón mayor celeirense aboga por «aunar y unir esfuerzos» para erradicar el furtivismo existente, y pide además mayor implicación de los organismos competentes en la materia y colaboración de las autoridades. «El furtivismo es una constante que hay que erradicar, no puede ser que un recurso como el percebe, vital para el sector de la bajura se vea en peligro por la acción incontrolada de los furtivos», señaló.

La Cofradía de Celeiro trabaja, conjuntamente con la de O Vicedo, en la creación de una reserva marina de interés pesquero. Rey considera que la reserva marina «es una figura pesquera vital y esencial para el futuro de la bajura-artesanal», y confía que también se convierta en «una acción prioritaria para erradicar definitivamente el furtivismo de nuestro ámbito territorial». El responsable del pósito celeirense añade que no solo hay furtivismo con el percebe, «sino que también subsiste el problema de la pesca submarina».

Furtivos identificados

La acción de los furtivos no es un problema nuevo, y desde la cofradía celeirense señalan que «viene de atrás, y lejos de desaparecer cada vez se incrementa más, y aunque los furtivos están perfectamente localizados esto es como la historia de nunca acabar».

Rey añade en este sentido que «sabemos quienes son los furtivos, están identificados con nombre y apellidos, y aunque se denuncian, lo triste es ver que no sirve de nada. Mientras no se reformen y se revisen ciertas cuestiones normativas el problema seguirá latente».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La Cofradía de Celeiro alerta sobre el incremento de la presencia de furtivos en la costa mariñana