«Disfruté de una inmersión a 42 metros de profundidad»

XULIÁN REI LA ENTREVISTA José Barros, presidente del Centro de Actividades Subacuáticas de Viveiro José Manuel Barros ha impartido cursos de buceo a más de 150 personas como instructor de buceo deportivo y ahora preside el Centro de Actividades Subacuáticas de Viveiro. Un cierto aire aventurero impregna a nuestro protagonista, quien defiende con pasión «las maravillas que ofrece el mundo subacuático». En los cursos que imparte -dice- «uno puede acabar siendo un profesional del buceo. Todo depende de adónde quiera llegar el alumno». Es una manera más de fomentar el tiempo libre y el deporte.


El Centro de Actividades Subacuáticas de Viveiro fue fundado en 1995 y, desde entonces, ha experimentado un veloz crecimiento; José Manuel Barrios preside dicho centro desde hace alrededor de un año.-¿Cuántos socios tiene el Centro de Actividades Subacuáticas de Viveiro?-Actualmente somos 168.-¿Cuánto tiempo lleva en el mundo del submarinismo?-Llevo dieciseis años buceando como aficionado. Empecé haciendo pesca submarina y cambié la afición de matar peces por la de dedicarme a contemplar el mundo subacuático, que me parece mucho más bonito e interesante.-¿Se requiere algún talento especial para el buceo deportivo?-Nada, tan solo saber nadar. Puede bucear cualquiera que lo desee desde los ocho a los ochenta años.-¿No es peligroso?-No, siempre que se cumplan las normas de buceo.-Por ejemplo...-Ir en pareja, como mínimo, cuando uno quiera practicar este deporte.-¿Qué actividades ofrecéis desde la Asociación?-Hacemos salidas de buceo deportivo todos los sábados y domingos por la mañana. Tenemos también cursos de buceo con personal titulado. Este año hemos expedido 140 certificaciones y el año pasado 118.-¿Cuántas personas participan en una salida normal?-Generalmente un grupo de diez o quince.-Tengo entendido que también promocionáis juegos como «A búsqueda do tesouro» ¿Qué tal la experiencia?-Efectivamente, ya vamos por la tercera edición de este divertido campeonato. Como siga con el éxito que genera lleva camino de convertirse en un clásico del buceo.-¿Cuál fue la inmersión que le dejó más satisfecho?-Tal vez con la que más disfruté fue una que hice a 42 metros de profundidad en un barco hundido, el Estrella Venus.-Para sumergirse a esas profundidades se requieren técnicas ya profesionales.-Efectivamente, ya no tiene nada que ver con el buceo deportivo. Hay que saber dominar las paradas de descompensación. En el buceo, aunque parezca una paradoja, es mucho más importante saber subir a la superficie.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Disfruté de una inmersión a 42 metros de profundidad»