Andrés Suárez: «Los amores de verano tienden a la rima»

La playa de Pantín es «honor, privilegio, lugar, templo, silencio y canciones» para el ferrolano


Intensidad. Por todos los costados. Cada vez que abre el chorro de voz para cantar. Cada vez que habla de cualquier tema que le toque de cerca. Y cada vez que da cariño a sus compañeros, más que perros, Boss y Bala. Con ellos dos y una caña de cerveza, Andrés Suárez (Ferrol, 35 años) se sienta en la terraza de Las olas by Pantín, con su playa al fondo. Tiene solo diez días para disfrutar de Galicia, con una fecha clave: el concierto gratuito en las fiestas de A Peregrina, en Pontevedra, mañana a las 22.30 horas.

-Después de tantos conciertos, ¿el de Galicia es más especial?

-Absolutamente. Lo digo con todo el respeto, porque desde hace diez años vivo en Madrid y le estoy eternamente agradecido, pero Galicia está llena de recuerdos y futuro. Ya dije hace poco que soy más gallego que cantante. Tengo una morriña permanente y tengo claro que el final de mi libro, si puedo elegirlo, estará aquí. Es un privilegio ser tan bien recibido en mi tierra.

-¿Por qué se te ve tan feliz en esta terraza?

-Sonrío porque es mi patria. Sonrío porque a metros de este lugar, me crie desde los 3 años. Esta playa es mi honor, mi privilegio, mi lugar, mi templo, mi silencio y mis canciones. Todas mis canciones nacen en Pantín.

-Siempre pasas por Pantín aunque sean cinco minutos.

-Suelen ser cinco horas, pero sí que es cierto que disfruto y aprovecho cada segundo que paso en casa. Duele mucho cada vez que tengo que volver a irme. La morriña la llevo cada vez peor.

-¿Y qué sueles tomar?

-Creo que hay que hablar con Estrella Galicia para que patrocine esta conversación. Soy muy cervecero. Aunque también de un buen albariño o un buen ribeiro. Cada vez que voy por ahí puedo presumir de nuestra gastronomía, tenemos la materia prima más exquisita del universo. Soy de buen beber y comer, pero más aún con el paisaje más increíble del mundo, que es Galicia.

-¿Sigues surfeando y pillando olas en esta playa?

-La verdad es que es algo que quedó atrás. Yo hacía bodyboard y siento una relación directa con el mar, ya sea con las olas o remando. Estos días, aunque no haga surf, quiero morirme de la risa en el agua y volver a los recuerdos con mi grupo de amigos. Estábamos en el agua todo el año.

-Volviendo a la terraza. «Anda, que si hoy no te pones bragas / salimos a la terraza / y me hago unos cantes». ¿Te suena?

-[Se ríe] ¡Sí, señor! Es de Visa para un beso y la terraza de la que habla es de Madrid. Es un homenaje a Juan Luis Guerra y es un canto a la libertad creativa y sexual. En los días de calor en la meseta, la única forma de cantar es en una terraza.

-Cantas mucho a los amores de verano. ¿Qué son?

-Una realidad efímera, pero una realidad, al fin y al cabo. Todos nos hemos empapado más de una vez del amor furtivo, el amor eterno de un mes. Está ahí y siempre estará. Dicen que el clima lo es casi todo y estoy de acuerdo. Los amores de verano tienden más a la sexualidad, a la rima.

-Me da que has vivido muchas noches de verano...

-¡Tampoco he vivido tantas! [Se ríe] Lo único que he hecho es creer en la libertad, como pongo de ejemplo en Dama que pinta en el sur. No es que haya vivido muchas, pero es que las que he vivido han sido intensas.

-¿Escucharías un tema tuyo en una discoteca?

-No sé yo quién lo iba a bailar, pero diría que sí. Mi bandón, mis músicos, son una banda de rock, y siempre que me acompañan el público acaba pegando botes. Con esto desmitifico, demuestro y reivindico que el cantautor no es un coñazo, aburrido y triste. Mis conciertos son más una fiesta que una amargura.

-¿Una canción para agosto?

-Una muy energética, con la que solemos abrir ahora los conciertos: Que levante la mano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Andrés Suárez: «Los amores de verano tienden a la rima»