Vigo toma el testigo del bum latino

El jueves llega Carlos Vives, hoy actúan Bosé y Luis Fonsi y ayer arrasó Morat


En el país de las mil orquestas es natural que los ritmos latinos arrasen. Lo llevan haciendo desde que nuestros abuelos se movían al ritmo de boleros, cumbias y chachachás, tan latinos como el reguetón, y con mensajes machistas menos evidentes. Durante todo el año han ido cayendo como gotas malayas, colonizando el norte en primavera, músicos como Gente de Zona, Carlos Vives y Ricky Martin, seguidos de Daddy Yankee y Juan Luis Guerra. Ahora el sur toma el relevo a lo grande. Lo hace con la nueva visita de Carlos Vives, un viejo conocido para Vigo. El colombiano actúa pasado mañana, jueves, en el auditorio de Castrelos, donde estuvo hace casi 20 años, cuando vivía su primera oleada de éxito en España tras sus discos Tengo fe y El amor de mi tierra. En aquel álbum de fruta fresca también había una canción con nombre de medio de transporte: La piragua. Esta vez llega en La bicicleta que le ha puesto de nuevo en órbita arrimado a Shakira y la fiesta vuelve a comenzar con su ballenato.

Pero la semana latina da para mucho más. Comenzó ayer con otros compatriotas de Vives, los jóvenes que bajo el nombre de Morat, arrasan con poco más de un año de historia y un solo disco el mercado: Sobre el amor y sus efectos secundarios. Poco, pero suficiente para llenar todo auditorio por el que pasan. Y como era de esperar, anoche llenaron el auditorio Mar de Vigo, donde sus fans disfrutaron con ellos coreando Cómo te atreves, Mi nuevo vicio o Mil tormentas.

No hay descanso porque por si fuera poco, hoy hay doblete de estrellas. Luis Fonsi actúa en el Ifevi, el recinto ferial vigués al lado del aeropuerto de Peinador; y Miguel Bosé en Castrelos. Luis Fonsi asegura que en esta gira celebra 20 años de carrera, pero lo cierto es que el 95 % de su público es nuevo y lo es gracias al tirón de la que se postula como canción cansina de la década, ahora que habíamos logrado quitarnos de la cabeza a la Macarena. Pero el que se lleva el gato al agua también es latino. Miguel Bosé es madrileño y panameño. En aquel país nació de casualidad y casualidad o no, es donde ahora vive y se crían sus hijos.

Si el puertorriqueño Fonsi se da prisa y canta rapidito el Despacito, habrá quien pueda hacer doblete. El concierto en el Ifevi es a las 21.30 horas y el de Castrelos a las 23.00 horas. No es descabellado llegar, aunque sea a los bises. Además, en la mayor parte del auditorio del parque vigués la entrada es de libre acceso. Escuchar a Luis Fonsi cuesta de 23 a 100 euros (si se elige entrada VIP). Para Bosé, que repasa en esta gira sus temas más conocidos, no quedan entradas en venta anticipada (para la zona de pago) desde el viernes pasado. Cuando Bosé cantaba Linda, Luis Fonsi tenía menos 1 año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Vigo toma el testigo del bum latino