La odisea por recuperar el sombrero que lleva 9 «Resus»

Álvaro publicó en su cuenta de Facebook y en la del Resurrection Fest la desaparición y recompensa para el que encontrara su preciado complemento


Viernes 7 de julio, bien entrada ya la madrugada. Mientras los miles de asistentes al Resu están digiriendo el concierto del grupo estrella de este año, Álvaro pierde sin querer el sombrero de cowboy que lleva encima. «Tocaban unos amigos míos, se me cayó un momento y cuando agaché la cabeza no lo vi. Me puse muy nervioso, no paré de buscar de un lado para el otro, pero no lo encontré», explica.

Reaccionó rápido, tiró de redes sociales y publicó tanto en su cuenta de Facebook como en la oficial del Resurrection Fest la desaparición y la recompensa a quien lo encontrara. ¡Ojo! Nada menos que 1.000 euros. Por un momento los festivaleros dejaron de atender a los escenarios y centraron las energías que quedaban a esas horas de la madrugaba en localizar el valioso complemento. No es para menos, no era un objeto personal cualquiera. Había perdido el sombrero que le había acompañado a los últimos nueve Resus y que lo había convertido en famoso en el recinto de Viveiro. «Sí, ya se me conoce por el sombrero, llama mucho la atención, no me imaginan sin él, hasta me lo piden para hacer fotos», confiesa su dueño.

Las horas iban pasando, y el sombrero no aparecía. Sus amigas lo vieron triste y se fueron a un chino a un comprarle uno con los colores del orgullo. Eso cuando aún no sabían que horas después regresarían a su furgoneta con ¡el verdaderooo! «Yo estaba ahí lamentándome y las vi con una cara sonriente... se pusieron delante y me enseñaron el sombrero. Me puse a llorar como un niño, me dijeron que lo tenía un chico que se lo había encontrado la noche del viernes. Le contaron la historia y se lo devolvieron sin problema». ¿Le diste los 1.000 euros? «A ver, el momento de locura los ofrecía, luego al día siguiente con la mente más tranquila pensé que a quien me lo devolviese le daría 100 euros sin problema, 1.000 sería mucho ¿no?».

Una vez juntos de nuevo, Álvaro reconoce la importancia que tiene para él este artículo que compró de casualidad un sábado por la noche a un vendedor ambulante porque le llamó mucho la atención y porque nunca antes había visto uno con los colores de tigre. «Ha viajado conmigo a todos los festivales y conciertos desde que lo tengo. Sobre todo lo llevo al Resu y al Hell Fest de Francia, que es donde más se me conoce. La gente me para y me dice: ‘Oye, ¿tú estabas aquí el año pasado no?’ Yo les decía: ‘¿Cómo lo sabes?’ Pues por el sombrero. Tiene muchos kilómetros y aventuras... si el sombrero hablase. Mi 1,94 de estatura, mi ropa rociera y el sombrero, no pasamos desapercibidos». Habrá que esperar al año que viene para fijarse en él. Hasta entonces «está guardado debajo de la cama. No quiero más disgustos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La odisea por recuperar el sombrero que lleva 9 «Resus»