«Os que ven no rural un traballo de segundas están equivocados»

Dos mellizas de A Pastoriza apuestan por el agro y regentan una explotación de 180 vacas frisonas

«Os que ven no rural un traballo de segundas están equivocados» Patri y Mónica Chaín son dos hermanas mellizas que regentan en A Pastoriza una explotación de 180 vacas frisonas

LUGO / LA VOZ

Son mellizas. Tienen 35 años, son ganaderas, viven en una aldea del concello lucense de A Pastoriza y a su cargo tienen casi 200 cabezas de ganado entre vacas frisonas y terneros de cebo. Son Patri y Mónica Chaín Pérez, las menores de cuatro hermanos que a día de hoy agradecen a sus padres, Germán y Emilia, el apoyo y la confianza depositada en ellas. Juntas nacieron y unidas han estado desde siempre, tanto en sus decisiones personales como en sus planes laborales. Hasta tal punto es su unión que hace diez años decidieron constituir SAT A Fonte, una sociedad agraria de transformación que bautizaron con el nombre por el que es conocida su casa familiar, en Vilagromar. «Quixemos quedar aquí porque nos gusta a tranquilidade, os labores do campo, a natureza e traballar sen presión. Algúns ven neste labor un traballo de segundas, e non é así. Os que nos ven como unha xeración de segundas están equivocados, porque somos máis felices que algúns que viven na cidade», indica Mónica.

Compatible con la vida familiar

«Estou moi orgullosa de dedicarme a isto, porque podo compaxinar a miña vida familiar coa laboral. Traballar nisto danos moita flexibilidade. Non temos un horario fixo e temos moita marxe para gozar dos nosos momentos de ocio, días libres e vacacións. Ademais, somos unhas privilexiadas porque o meu home rexenta unha empresa de maquinaria agrícola e axúdanos moito á hora dos ensilados e da recollida de herba seca», explica Patri.

Ambas tenían muy claro que continuarían con la saga de una familia de ganaderos y no abandonarían sus orígenes. «Encántanos o medio rural e non quixemos emigrar á cidade. Dende sempre estivemos vinculadas con este sector e quixemos seguir co traballo dos nosos pais. Os nosos avós empezaron con sete vacas de cruce e logo pasáronse ás frisonas. Primeiro tíñanas trabadas e despois construíron unha estabulación libre con sala de muxido. Nós quixemos continuar con isto», explican estas jóvenes, que a las siete y media de la mañana empiezan la jornada.

Con funda, gorro y botas puestas, las mellizas acuden a la granja para meterse en la sala de ordeño. Aquí empieza la extracción de leche a unas 95 reses, de las que obtienen 34 litros por vaca y 90.000 litros mensuales.

Mientras una introduce las reses en la sala, la otra coloca las pezoneras, unas tareas que tienen una duración, entre ordeño y lavado, de unas dos horas y media. «Unha vez feito isto, distribuímos as tarefas: unha administra medicamentos, a outra insemina, alimenta os xatos... Despois xa nos separamos. Unha vai a Meira a realizar trámites e a outra, tras rematar no cortello, regresa á casa para atender ao noso irmán, que é dependente desde que sufriu un accidente de tráfico», explican Mónica y Patri, que, una vez acabado esto, siguen con otras labores esenciales, como hacer el carro (prepararles la comida a las reses).

Aunque a ambas les gusta hacer de todo, Mónica siente debilidad por la genética: «Unha explotación sen xenética e sen terras forestais non é viable. Elixir o touro para a inseminación é fundamental e sempre valoro con meu pai as características do macho», dice.

Así viven dos mujeres jóvenes y orgullosas del campo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Comentarios

«Os que ven no rural un traballo de segundas están equivocados»