Numerosas aldeas reciben ya agua en cisternas por culpa de la sequía

Hay problemas de este tipo al menos en media docena de municipios


monforte / la voz

Empezó en verano como un problema puntual localizado en algunas aldeas y que todo el mundo esperaba que se esfumase con las lluvias de otoño. Pero las lluvias todavía no han llegado, no al menos en la cantidad que sera precisa, y la falta de agua en las localidades que carecen de sistemas públicos de suministro se está agudizando. En la mitad sur de Lugo hay ya una considerable cantidad de aldeas en esta situación. Al menos media docena de ayuntamientos se están viendo obligados a llevar agua en camiones cisterna a parte de sus vecinos.

Ocurre como mínimo en Pantón, Sober, Bóveda, A Pobra do Brollón, Monforte y Folgoso do Courel. Los problemas se están produciendo sobre todo en núcleos de población que carecen de cualquier tipo de traída colectiva, y en las que cada casa dispone de uno o más pozos particulares. Los pozos menos profundos se están secando, en algunos lugares de forma generalizada. En otros casos, la falta de agua afecta ya a traídas locales, gestionadas por los propios usuarios.

Por ahora, no hay constancia de que ningún sistema público de suministro se haya quedado sin agua. Eso sí, en municipios como Quiroga están recurriendo a sistemas de bombeo alternativos. En este municipio, en el que el Ayuntamiento no ha tenido que llevar agua en cisternas a ninguna casa, la traída está funcionando con una captación auxiliar que recoge agua directamente del río Ferreiriño. La toma habitual, que funciona sin bombeo porque el agua cae a peso hasta Quiroga de arroyos en la montaña, no funciona porque esos manantiales están secos.

«É terceiromundista»

En el caso de Pantón, donde falta agua en las parroquias de Santiago y San Vicente de Castillón, O Mato y Tribás, el BNG enviará a la Valedora do Pobo el incumplimiento de acuerdos adoptados en su día por la corporación que reclamaban la construcción de traídas en esas parroquias. «É terceiromundista rogar a auga en pleno 2017», se lamenta la portavoz del Bloque, Rosana Prieto. Por su parte, el alcalde, José Luis Álvarez, anuncia para este año una traída en Tribás y para los próximos meses en Castillón.

Cada entrega de agua con un camión cisterna sale por 350 euros para pagar el porte

Solucionar la falta de agua con envíos de agua mediante camiones cisterna no es barato. Los ayuntamientos que se ven obligados a hacerlo recurren en ocasiones a las carrocetas que se utilizan en los incendios forestales y en ese caso no hay coste económico directo, porque se trata de vehículos de propiedad municipal. Sin embargo, cuando eso no es suficiente, tienen que contratar a camiones cisterna particulares. El alcalde de Pantón, José Luis Álvarez, cuenta que cada vez que lo hacen les cuesta 350 euros cada viaje en concepto de portes para el transportista.

Al lado de Pantón, también en el municipio de Sober el Ayuntamiento tiene casas a las que proporciona agua con cisternas. Lo hace al menos con diez viviendas, un establecimiento turístico y una explotación agrícola. El alcalde, Luis Fernández Guitián, anuncia para el 2018 «un ambicioso plan para ampliar a traída municipal e proporcionar axudas para pozos ou depósitos para lugares donde esa rede non poida chegar».

Situaciones similares a las de Pantón y Sober se producen también en Bóveda y A Pobra do Brollón. En Bóveda, el Ayuntamiento ya ha llevado agua en varias ocasiones a dos granjas de ganado y a dos aldeas que carecen de traída pública. En A Pobra pasa lo mismo con la parroquia de Ferreiros. También en Monforte, donde en los últimos días el Ayuntamiento ha enviado cargas de agua a una vivienda en A Infesta, en la parroquia de Rozabales. Hace un mes habían recurrido también a este método de emergencia en ese mismo lugar y en Morade Grande, Os Palleiros y Vilamarín.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Numerosas aldeas reciben ya agua en cisternas por culpa de la sequía