La patata sigue sumando pérdidas en A Limia

El tubérculo de siempre empieza a agromarse


Xinzo

Las dificultades continúan para la agricultura de la comarca de A Limia, pendiente de la petición oficial de la  declaración de zona de emergencia, tras los daños ocasionados por los anegamientos en fincas. Ahora el problema está en la patata de siembra, que en la mayor parte de los casos no ha sido plantada en las fincas y que puede comenzar a agromarse o degradarse, incrementando las pérdidas en el sector.

En algunos casos, esa simiente fue plantada hace semanas, cuando mejoró unas jornadas la climatología. En esas condiciones, el resultado fue tremendo. Un agricultor limiano, Amador Díaz, expuso: «Hace días estuvimos en la finca de dos hectáreas de un compañero y vimos que toda la siembra plantada estaba podrida, solo ahí se perdieron más de tres mil euros».

La continuidad en las precipitaciones sigue retrasando el inicio de las labores de sementado del cereal tremesino y de la patata, ya con mes y medio de retraso sobre el ciclo natural.

Estudiando los daños

En esta coyuntura, la mayoría de la cosecha de patata antelana no va a poder ser recogida hasta el mes de octubre, cuando la humedad y la lluvia pueden comprometer seriamente las labores de recolección.

El Concello de Xinzo, que concentra la mayor parte de la producción patatera comarcal, espera poder tener los informes de daños la semana entrante o la siguiente para poder convocar un pleno que solicite la zona de emergencia. El mismo trámite harán los concellos de Porqueira, Sarreaus, Trasmiras y Rairiz de Veiga. La petición al Gobierno central para que habilite ayudas especiales llega después de que el Parlamento gallego aprobase pedir a la Xunta una evaluación precisa de los daños sufridos por los campos y fincas de la comarca.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La patata sigue sumando pérdidas en A Limia