Mucho por hacer y reivindicar aún a nivel laboral y de género

El Día de la Mujer Trabajadora sirve para poner énfasis en ciertos temas, como la conciliación o empleos «masculinizados»


VIVEIRO / LA VOZ

Hoy es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, una ocasión que invita a la reflexión y al análisis. Se divulgan estadísticas acerca del empleo en clave femenina pero más allá de las cifras, son también relevantes los testimonios en primera persona.

Desde Viveiro, Flor Chao preside actualmente la comisión gestora de la Asociación Fraga das Saímas de Boimente, dedicando ya diez años de su vida al asociacionismo: «Hai que compaxinalo con todo, co da casa, coa vida que tiña realmente en Madrid. Vinme para Boimente para coidar a meus pais e prexubileime para isto, moi xoven, con 60 anos, e con consecuencias tremendas. Fun operadora técnico en telecomunicacións». A nivel de reinvidicación femenina, cree que «non hai a colaboración férrea que tiña que haber coa muller. A veces somos catro gatos reivindicando. Lembro que en Fraga das Saímas fixéramos un calendario, co lema «Eu dou a cara, e ti?». «Falla unión de verdade entre as mulleres á hora de reivindicar», concluye Chao.

En Ribadeo, Elia Rodríguez está a punto de dar un paso vital, jubilarse como agricultora ecológica. «Non debería ter que haber un Día da Muller Traballadora -opina-. Empecemos por aí. Se hai que revindicar, é que algo falla». Después de toda una vida dedicada al campo, cree que poco se ha evolucionado en los derechos de las mujeres trabajadoras: «A sociedade non cambiou, de feito vese. Vas cambinado ti no teu entorno, o que podes. A muller que traballa fóra da casa, enténdese que leva un salario, e a veces tén que cumprir coas dúas cousas, o emprego e as tarefas da casa que unhas veces se comparten e outras non, e cando hai nenos é máis problemático. A que está na casa, traballa pero non leva un salario». También entra en la cuestión de la maternidad: «Non vexo ben que a muller que traballa volva a traballar aos tres meses de dar a luz, tendo que levar o neno á gardería ou contratar a alguén. Penso que non se ten en conta a condición de muller nai a nivel laboral». Con respecto al trabajo femenino en el rural, dice por experiencia: «O rural ten un traballo máis flexible, pero sempre a base de sacrificio, no que primeiro se atenden tamén os fillos e logo os pais».

Rebeca Bermúdez tiene 23 años y ya la responsabilidad de un desgüace. Está al frente de Grúas e Desgüaces Da Costa en Cervo y para ella, el de la mujer trabajadora, «é un día calquera. Son todos os días». «Oín e vin de todo, pero sobre todo o de preguntar onde está o xefe», afirma. La responsabilidad le implica estar «case as 24 horas pendente, polo que por agora nin me plantearía ter familia. Sen embargo, na casa si que sempre traballou tanto meu pai como miña nai».

Verónica Peña Castiñeira lleva junto a Mónica Fernández Aloumiños Centro Día, en Foz: «Antes éramos trabajadoras y ahora es todo. Ser trabajadora sin ser emprendedora tiene su parte positiva, de lo contrario son 24 horas seguidas de trabajo, no tienes horario, ni vacaciones, hay que estar ahí siempre, si pasa cualquier cosa, tengas familia o no». Con respecto a las mujeres trabajadoras, opina que la situación se vuelve «mucho más complicada si eres emprendedora. Puede parecer mentira, pero es cierto». Toca hablar, al igual que en los casos anteriores, de la conciliación: «En mi caso, ya dejo atrás el trabajo de casa. Lo siento mucho pero creo que ahí en ese aspecto no se está avanzando».

Y añade: «Aquí algunos preguntan por el director, sin tener asumido que es una mujer. Suelen preguntar por ?las cuidadoras? y ?el director?, hasta parece raro que esté de cuidador un hombre y en dirección una mujer. En el centro somos todas mujeres ahora mismo, menos los chóferes, pero por casualidad».

Se vino de Madrid para cuidar a sus padres. Chao cambió la capital por Boimente por razones familiares. Ve necesaria mayor unión entre mujeres para reivindicar. foto X. F. RAMALLAL

Relevo femenino y laboral en el rural. Está a punto de jubilarse, tras una vida trabajando en el campo, en la agricultura ecológica. Ahora pasa el testigo a su hija. foto pepa losada

Con 23 años, titular de un desgüace: «Moitos preguntan polo xefe». En un sector muy masculinizado, son muchos los que entran en el negocio «preguntando polo xefe». foto p. losada

Emprendedora en el reto de conciliar. Verónica Peña puso en marcha con Mónica Fernández Aloumiños Centro de Día en Foz, en el que el trabajo es de «24 horas al día» prácticamente. foto p. l.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Mucho por hacer y reivindicar aún a nivel laboral y de género