Antonio y Elvira, los últimos de Pradelas

Dos aldeas vecinas de la montaña de A Pobra do Brollón han perdido todos sus habitantes, salvo un matrimonio

Vista general de la aldea de Pradelas
Vista general de la aldea de Pradelas

monforte / la voz

Pradelas y Penadexo son dos aldeas de la montaña de A Pobra do Brollón -situadas a unos ochocientos metros una de de otra- que, al igual que la vecina de O Busto, estaban hace unas décadas llenas de vida y actividad. La zona ha sufrido tal declive demográfico que hoy solo en Pradelas vive un matrimonio de edad avanzada, Antonio Rodríguez y Elvira Prado, que han pasado en la aldea la mayor parte de su vida. En esta localidad había dos viviendas habitadas y las demás construciones eran palleiras para almacenar la hierba. Los otros vecinos ya hace mucho tiempo que se marcharon.

La agricultura y la ganadería fueron las principales actividades en Pradelas, pero también se fabricaban zocas y el padre de Antonio tuvo una fragua. Los vecinos criaban muchas vacas y almacenaban grandes cantidades de forraje para alimentarlas durante los inviernos, que eran muy duros. Para apacentarlas tenían los prados de los lugares de A Pireiriña e O Lameiro. Por encima de la aldea está el lugar de O Agro, donde se sembraban patatas y centeno. Las huertas estaban al lado del pueblo. En el lugar de A Neveira están los soutos donde se recogían las castañas para el consumo doméstico y para alimentar a los cerdos. «Hoxe quedan poucos castiñeiros, secaron moitos», comenta Antonio.

Escasez de leña

Lo que escaseaba en torno a la aldea era la leña y cuando se necesitaba había que ir buscarla al lugar de As Travesas. En Pradelas se cultivaba mucho grano, pero no había molino. Para molerlo había que llevarlo en caballerías a los molinos de Santalla de Veiga, A Pobra, Lebrón, Saa y tamén ata Trascastro de O Incio. «Ao de Teixeira tamén iamos, pero só se podía moer unha vez á semana», dicen los vecinos. Después llegaron los molinos eléctricos y se pasó a hacer la molienda del grano en la casa.

En Pradelas había una escuela a la que iban los niños de e Penadexo e O Busto. Los de Teixeira al principio iban a la de Covadelas y después acabaron yendo también a la de Pradelas. El maestro paraba en la casa de Antonio y Elvira.

DESDE A POBRA

Hay que salir de la capital del municipio por la carretera que lleva a Saa. En Pousa, a tres kilómetros, hay que desviarse a la derecha hacia Lourente y O Busto. En el kilómetro 8,2 hay una desvío a la izquierda para Penadexo, que se encuentra a 1,5 kilómetros del cruce

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Antonio y Elvira, los últimos de Pradelas