Pueblos hoy casi desiertos que conocieron antaño una intensa actividad


Los vecinos de Freán y Pesqueiras cultivaban sus viñedos en lugares conocidos tradicionalmente O Carqueixal, San Vitoiro, Mangueiros, O Mato, O Rego, As Albarizas, Os Pregos, O Dabadoiro o Martín Franco. Los viñedos se extendían ladera abajo hasta la misma orilla del Miño. «Tíñamos que subir por costas moi empinadas as uvas cargadas en cestos e ao carrelo ata as adegas, que estaban ao lado das vivendas», recuerda un vecino.

Las bodegas de la zona se dividían en dos pisos. La parte inferior era la bodega propiamente dicha y la superior se utilizaba para almacenar hierba y aperos agrícolas. Algunas de ellas tenían fama por su considerable producción como las llamadas de O Zorro y Casa do Muíño do Buxán. Esta última llegó a elaborar hasta 12.800 litros de vino. El vino producido en estas bodegas era transportado en camiones dentro de grandes barriles que tenían una capacidad de cuarenta olas, aproximadamente unos 680 litros.

Núcleos abandonados

No obstante, pese al auge experimentado por la denominación Ribeira Sacra, la zona sigue sufriendo el éxodo que la ha marcado fuertemente en los últimos decenios y su vieja tradición vinícola no se ha recuperado. La despoblación es especialmente visible en lugares como Campo de San Roque, que que se quedó sin un solo vecino y cuya capilla abandonada cayó en la ruina. Previsiblemente no tardará mucho en pasar lo mismo en el barrio de O Torrontoiro, donde ya solo queda una vivienda habitada de forma constante durante todo el año. La mayoría de los vecinos de este núcleo se marcharon definitivamente ya hace más de veinte años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Pueblos hoy casi desiertos que conocieron antaño una intensa actividad