Dos vigueses reflexionan desde el desvarío

Antón González y Pedro Ojea publican un libro sobre la vida y lo ponen en práctica durante su presentación

.

Un gestor cultural que trabaja en el Museo Thyssen y un aspirante a médico, ambos de 24 años y vigueses, acaban de publicar El libro del desvarío humano, una reflexión sobre la vida actual, inusual tanto por el modo de presentarlo como por las edades de sus autores.

El gestor cultural se llama Antón González y el casi médico Pedro Ojea, y se conocen desde que eran muy pequeñitos. «Llevábamos escribiendo este libro desde hace cuatro años; lo hacíamos para nosotros, pero decidimos mostrárselo a todo el mundo porque nos dimos cuenta de que tratábamos temas universales», explica Antón.

El concepto del desvarío flota en todo el proyecto planeado por los dos jóvenes, tanto en su contenido y en el método seguido como en la forma de presentarlo al público. «Es una reflexión sobre todo lo que nos preocupa y llama la atención; abordamos nuestras preocupaciones, las dudas, los miedos, pasiones y los gustos que tiene cualquier persona, y lo hacemos desde el humor», añade.

Podría parecer un tratado generacional, pero sus propios autores dudan de que su visión de la sociedad actual represente a la mayoritaria de la gente de su edad. «Somos bastante críticos con los hábitos no solo de la sociedad en general sino también de nuestra generación; por ejemplo, con el tema de la tecnología, porque pensamos que estamos un poco atados a ella», dice Antón González.

Él y Pedro Ojea explican que acudieron al humor como código de expresión porque les proporcionaba el envoltorio más eficaz para denunciar ciertas cuestiones. «Es un humor absurdo y muy propio; a veces, llega a ser un humor negro, crudo y desafiante», puntualiza el gestor cultural.

No menos sorprendente parece el método de escritura a dos manos que llevaron a cabo. Lo redactaron a través del correo electrónico; cada uno iba aportado sus propios contenidos y las mismas vivencias experimentadas esos días. Y así, el libro se materializó en cuartillas y papel. «Hemos impreso los cuatro primeros fragmentos del relato central del libro, en el que hay personajes y un hilo conducto, pero hay un quinto fragmento, titulado Tratado sobre la belleza, que es un ensayo sobre la bella, el amor y la pareja; nos pareció que tenía sentido completo ponerlo a parte», afirma Antón.

El desvarío de los dos jóvenes vigueses llegó incluso a la fase final, la que pretende mostrar el producto final al receptor. Tuvieron una primera presentación en Madrid, pero luego la repitieron en Nigrán. «Es una performance porque consideramos que tiene más potencial que el propio libro», advierte Antón González. Ambos optaron por teatralizar su propio relato, pero rompiendo esa cuarta pared, para permitir que el espectador formase parte del discurso global. «Quisimos llevar la fantasía que existe en el libro a la realidad», añade. Incluso contaron con el guitarrista David Russell. Pero sobre todo con la complicidad de muchos asistentes, que se involucraron en el espectáculo de formas distintas. Artistas anónimos, pero también con nombre propios, como los conjuntos musicales Nabla y El Sótano de Babel, la poetisa Unagatacongato o los artistas gráficos Epilepsi_art y David Kostra. Todos quisieron aportar su propio desvarío sobre el mismo escenario.

«Nuestra intención es hacer de esto algo sostenible y que se expanda, porque nos divierte a nosotros y a la gente que viene a vernos. Es el concepto del desvarío; dentro de eso hay muchas cosas en la vida. Nos gustaría seguir desarrollando esta vía», concluye Antón González, que hizo de portavoz del téndem.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Dos vigueses reflexionan desde el desvarío