• 365 días al año dedicada a la moda

    La bloguera Amanda Chic se dedica profesionalmente a escribir sobre tendencias

    Macarena Bortolotto Vigo / la voz.

    Hoy en día tener un blog es relativamente sencillo, pero vivir de lo que se escribe en él no es algo de lo que pueda presumir todo el mundo.

    Mónica Villar es una viguesa veinteañera -no precisa cuántos-. Hace cinco años se unió a la ola de blogueras sobre tendencias y moda creando el blog Fashion Room Lounge, donde firmaba con el seudónimo Amanda Chic. «Tenía ese gusanillo de escribir sobre tendencias, vi que con la moda destapo mi creatividad y lo puedo compartir con otros», explica con una sonrisa.

    Lo que comenzó siendo poco más que un pasatiempo empezó a tener eco social. Villar cuenta que «mucha gente decía que tenía talento para escoger la ropa y combinarla, algunos hasta me preguntaban si era estilista». Un año más tarde sus publicaciones la llevaron a asistir como invitada a la inauguración de una tienda en Vigo. La suerte se puso de su lado aquel día: en la presentación estaba el diseñador Toni Francesc, que había leído su blog. «A raíz de conocer a Francesc, empecé a usar mi imagen para mostrar los modelos de ropa».

    Cada vez más gente hacía comentarios en su página. Al mismo tiempo, algunas marcas empezaron a mostrar interés en que las mencionase en sus publicaciones. Poco a poco, Mónica Villar se fue dando cuenta de que las opiniones de Amanda Chic tenían influencia en la gente.

    Dos años más tarde dejó el trabajo de administrativa al que se dedicaba para zambullirse por completo en el mundo de la moda. «El que no arriesga no gana, eso lo tengo claro. Hubo un momento en que no estaba segura de que fuera la decisión correcta, pero fue un riesgo que estaba dispuesta a correr». Asegura que rodearse de la gente correcta fue de las mejores decisiones que tomó. «Cuando vi que esto iba a más, me di cuenta de que yo sola no podía con todo. Entre hacer las fotos, escribir, publicar, estar atenta a las redes y mil cosas más, no me daba el tiempo. Ahora mi mánager es mi mano derecha», explica.

    Aunque todo parezca un camino de rosas visto desde fuera, no es tan sencillo como parece. Villar asegura que este trabajo es para los 365 días del año y las 24 horas del día. «Tienes que estar constantemente creando contenido para todas las redes sociales: Twitter, Facebook, Instagram y Snapchat. Todo tiene una preparación previa para que llegue a la gente y las firmas de ropa exigen que se publiquen los modelos en un período tiempo determinado».

    Sin embargo, se considera una persona muy afortunada. «Tener la suerte de dedicarte a algo que te apasiona es una maravilla. Es muy gratificante ver los resultados y las respuestas de la gente. Además, es un trabajo muy divertido y creativo».

    Aunque se dedique a compartir fotos de la ropa que prueba en sus actividades como comidas, paseos, días de playa o ratos de gimnasio, asegura que no siente que desvele al completo su vida privada. «Yo soy más que las fotos que subo a la Red, mis momentos privados con la familia o amigos son algo que quiero guardar para mí».

    Este año Mónica vio que el blog se estaba quedando corto, por lo que creó la página web www.amandachic.com, donde aúna los blogs de moda, viajes, belleza y experiencias en los que escribe, así como los magacines con los que colabora. Es embajadora de firmas de ropa española como Titis Clothing, Veneno en la Piel o Blue Dolls. Sin embargo, su público mayoritario no está en España, sino en Londres y Nueva York. De esta última ciudad es embajadora de la joyería Carolee. Colaboró con dos campañas de Aguas de Mondariz, que «buscaban a una bloguera gallega con cierta difusión», asegura Villar.

     

    Ver Comentarios