• La Universidad de Vigo no tira nada

    La institución desarrolla un proyecto de intercambio de material informático y de oficina al que puede acceder cualquiera

    begoña r. sotelino vigo / la voz.

    Reutilización frente a reciclaje es la apuesta de la Universidad de Vigo respecto al desarrollo de acciones que cuentan a la hora de no desperdiciar recursos y no contribuir más de lo imprescindible a contaminar el planeta. Así, por ejemplo, desde el año pasado funciona a través de la Oficina de Medio Ambiente (OMA) una plataforma de intercambio de material con el que se pretende que numerosos objetos (desde material informático a mobiliario y aparatos de oficina o libros) que sus usuarios ya no utilizan, puedan encontrar una segunda vida útil en otras manos.

    La iniciativa partió de la oficina del campus de Ourense, que lanzó una campaña para dar a conocer la existencia de un enlace web http://www.ciencias-marinas.uvigo.es/_OMA_bd_intercambMaterial/listaxe_MaterialDoado.php.

    A través de esta dirección se activó una base de datos dinámica donde los usuarios pueden donar material y ponerlo a disposición de cualquiera que esté interesado. El servicio comenzó a funcionar hace un año y sus responsables valoran positivamente su uso, que aunque no es masivo, evita que terminen en la basura una media de tres aparatos al mes. Entre los elementos más comunes que la gente entrega están las impresoras, escáneres y cartuchos, además de otras curiosidades que ya son historia, como una máquina de escribir electrónica, disqueteras o cintas de vídeo. Más del 50 por ciento del material encuentra quien lo quiera, a pesar de su supuesta obsolescencia.

    Según indica Sergio Ramos, técnico superior en gestión ambiental adscrito a la OMA, está abierta a todo el mundo (no solo a la comunidad universitaria) y a todo tipo de material, tanto para ofertar como para solicitar. «En el momento de su lanzamiento tuvo bastante auge y se produjeron numerosas ofertas y peticiones, pero poco a poco ha perdido algo de fuerza, por lo que periódicamente se anuncia en las listas de correo electrónico y se publicita en las pantallas de los centros de la universidad para mantenerla viva», añade.

    La OMA también colabora estrechamente con el Gruvi (Grupo de Reciclaxe Informática de la Universidad de Vigo) supervisando su labor en la selección de material informático potencialmente reutilizable, trasladándolo a su taller. Este material es reparado, o recuperados parte de sus componentes electrónicos, y tras arreglarlos se les instala software libre gratuito. Luego se destina a instituciones o entidades sin ánimo de lucro, a través de campañas de donación de convocatoria pública. El material no aprovechable se recoge para enviarlo a un gestor de residuos autorizado. Xesgal es la empresa que actualmente se encarga de la recogida y tratamiento de este tipo de residuos. «En la última convocatoria del año 2013-2014 se recuperaron casi 400 equipos informáticos y componentes, que fueron repartidos entre más de 30 instituciones», cuenta.

    Proyecto EcoRaee

    Por otra parte, en relación con los residuos tecnológicos, la Universidad de Vigo lleva dos años coordinando el proyecto EcoRaee, que finalizará en el 2016. Con un presupuesto de 1.269.155 euros, el 50% financiado por Europa, esta iniciativa comenzó en febrero del 2013 y su objetivo es tratar de demostrar que incrementar la vida útil de los aparatos es una solución viable económica, técnica y ambientalmente para este tipo de residuos, que representan un 4 % del total de la basura generada en Europa. El proyecto cuenta también con la participación de la empresa Revertia y el centro EnergyLab.

    La responsabilidad de Revertia en el proyecto es la definición de procesos que se aplicarán a los equipos fuera de uso para que, cumpliendo con la normativa vigente en materia medioambiental y bajo unos principios que aseguren la seguridad y calidad del material restaurado, se consiga prolongar la vida de estos aparatos. Las resultados del programa de Análisis de Ciclo de Vida SimaPro llevado a cabo en Vigo están pendientes de ser presentados.

    5.772 Kilos de material. En el curso 2012-2013 se recogieron casi 6 toneladas. En el último curso, 2013-2014, recogieron el doble, 12.600 kilos. Los quipos de ordenadores que se pudieron arreglar y donar fueron 400