• Medio centenar de playas podrán tener chiringuitos de 300 metros cuadrados

    El reglamento de Costas duplica la posible superficie de locales en arenales urbanos y permite otros en naturales

    mónica torres cangas / la voz.

    Un decreto de Medio Ambiente ha clasificado como naturales 101 playas de Vigo y suárea, mientas que a otras 53 las considera urbanas. La ciudad olívica es el segundo ayuntamiento con más arenales del ránking gallego: 56 frente a los 62 de A Illa de Arousa. El reglamento del 2013 que desarrolla la Ley de Uso Sostenible del Litoral y modificación de la Ley de Costas de 1998 establece que en todas ellas podrá haber chiringuitos, si bien las condiciones son muy diferentes según cada situación. En el caso de los arenales urbanos, la superficie máxima de un chiringuito se duplica al pasar de los 150 metros cuadrados actuales a los 300 (menos en los enclaves con algún tipo de protección), mientras que en los otros solo podrán autorizarse desmontables, seis meses al año y que no pasen de 70 metros cuadrados. En los arenales urbanos, la superficie podrá llegar a los 300 pero 150 serán de local cerrado fijo y 50 para terraza desmontable, además de otros 70 de ocupación abierta y desmontable.

    En el catálogo, que registra casi mil arenales en Galicia, la comarca de O Val Miñor figura con 17 playas, diez de ellas urbanas. Estas se consideran aquellas cuyo entorno inmediato es suelo urbano o consolidado por la edificación en al menos un 50 % de su longitud. También entran en esta categoría aquellas que tienen una serie de servicios «en condiciones efectivas», como acceso peatonal y rodado, suministro de agua y energía eléctrica y alcantarillado. En estas playas urbanas podrán autorizarse eventos de interés general con repercusión turística. «Con esta catalogación ya se puede aplicar con rigurosidad el Reglamento General de Costas del 2013, porque concreta cuáles son las playas urbanas y las naturales», indica el concejal de Medio Ambiente y Turismo de Nigrán, Diego García. «En nuestro caso se habilitan nuevos espacios, al poder instalarse chiringuitos en calas naturales, aunque falta conocer cómo se articulará, ya que es la Dirección Xeral de Costas la que decide sobre las autorizaciones», señala el edil, que lamenta «una demora en el catálogo que es fundamental para poder aplicar el reglamento con seguridad jurídica y respeto al medio ambiente».

    Las instalaciones expendedoras de comidas y bebidas en la playas naturales, establece el reglamento de Costas, tienen que ajustarse a unas reglas determinadas. Por ejemplo, que la ocupación no puede exceder de 70 metros cuadrados, de los cuales, 20 como máximo podrán destinarse a instalación cerrada. Serán de temporada, entre mayo y octubre, y desmontables.

    En la comarca de O Morrazo, los municipios de Cangas y Moaña suman 54 playas, con 37 y 17 por cabeza, y solo doce de ellas son urbanas. A Guarda y Redondela comparten saldo, con ocho arenales por municipio y dos de ellos urbanos, mientras que las cuatro playas de Tui que recoge el catálogo de la Xunta, las dos de Tomiño y las tres de Soutomaior son naturales, menos un tramo de la Praia de Matilde.

    Ver Comentarios