• El conflicto de Povisa se estanca en el segundo día de huelga

    La Xunta ha anunciado que no intervendrá en el problema aunque espera que se resuelva lo antes posible

    Europa Press / EFE

    Los trabajadores del hospital vigués Povisa mantienen la huelga indefinida iniciada este lunes para protestar por la aplicación del convenio provincial a la plantilla, y han vuelto a reiterar su denuncia de que la empresa está incumpliendo los servicios mínimos pactados.

    Según han explicado portavoces sindicales, la empresa está realizando movimientos internos de trabajadores, como traslado de empleados desde la UVI o desde quirófanos a servicios que «deberían estar cerrados», como es el caso del área de esterilización.

    Por este motivo, el comité de huelga, que también ha denunciado «amenazas y coacciones» por parte de supervisores, ha vuelto a trasladar esta situación a la Inspección de Trabajo (este lunes una inspectora se trasladó al hospital para comprobar el cumplimiento de los servicios mínimos, según los sindicatos).

    Los sindicatos han mostrado su satisfacción por el «seguimiento elevado» de la huelga por parte de la plantilla y han confirmado que no han recibido ninguna comunicación por parte de Povisa para sentarse a negociar. A este respecto, han lamentado que, mientras se estanca el conflicto laboral, el Sergas «mira para otro lado», a pesar de que tiene un concierto singular con el hospital para la atención de casi 150.000 paciente (sobre todo de la comarca de O Morrazo).

    «Normalidad»

    Por su parte, fuentes de la empresa han cifrado el seguimiento de la huelga en este martes en un 14 por ciento, y han destacado que, dentro del cumplimiento de los servicios mínimos, la actividad en Povisa se está desarrollando «con normalidad y sin incidentes».

    Además, las mismas fuentes han precisado que, pese a que los sindicatos denuncian que la aplicación del convenio provincial supone una merma salarial media de un 40 por ciento, «eso no es así». Según han explicado, la empresa mantendría el cien por cien del sueldo a sus trabajadores, mientras que aplicaría el convenio provincial «con mejoras» a los nuevos contratados.

    La Xunta no intervendrá

    La conselleira de Sanidad, Rocío Mosquera, ha asegurado que la Xunta no puede intervenir en el conflicto laboral en el centro hospitalario de Povisa aunque confía en que dirección y trabajadores lleguen a un acuerdo «lo antes posible». Entre las demandas de los trabajadores está la petición a la Xunta para que se implique y actúe como mediadora en el conflicto. No obstante, Mosquera ha asegurado esta mañana en un acto en A Coruña que el Gobierno gallego no puede intervenir al tratarse de un centro privado que presta servicios a la Xunta, al igual que ocurrió este año con la huelga en el sector de las ambulancias.