• Escribá, ambición sin contrapartida

    El entrenador del Celta reclama puntos más allá de la salvación sin vincularlo a su continuidad en Vigo

    x. r. c. vigo / la voz.

    Aunque desde el día que aterrizó en Vigo se vinculó su continuidad en el Celta la próxima temporada a ser capaz de lograr la permanencia en Primera División, Fran Escribá nunca ha reparado en ese aspecto. En la jornada de ayer volvió a incidir en el mismo apartado después de enarbolar la bandera de la ambición, porque si por un lado avisó que todavía no estaba hecho nada, por el otro reclamó luchar por los 50 puntos, el máximo posible al que podría llegar al Celta. «La idea no es solo evitar el descenso, sino quedar lo más arriba posible», sentenció.

    El día que Escribá fue presentado el club se ciñó a indicar que su vinculación era hasta final de temporada sin especificar si había cláusula de continuidad, aunque las dos partes hablaron de buena sintonía. Ayer, volvió a incidir en que permanencia y continuidad no van de la mano ni ocupan del mismo modo la mente del entrenador. «Yo no me juego nada que no se jueguen el club y los jugadores. Lo único a lo que vine y mi único objetivo es la permanencia. A partir de ahí, no tengo ningún objetivo posterior. Solo me obsesiona la permanencia del equipo. Lo demás no tiene ninguna importancia», sentenció con respecto a su futuro personal.

    Por el momento el entrenador valenciano ya lleva las mismas victorias (tres) que sus dos predecesores en el cargo esta temporada, aunque en su caso lo ha conseguido en siete partidos. A día de hoy Escribá es el preparador céltico de la era Mouriño con mejor ratio de puntos en Primera (1,45 puntos por partido) según datos de la cuenta de Twitter Afouteza e Corazón. Sabe exprimir el factor Aspas.

    Ver Comentarios