• 2019, el año de los cambios en el tráfico

    La DGT prepara un paquete de medidas para atajar la siniestralidad. el primer cambio será el límite de velocidad en carretera, pero hay muchos más.

    José Manuel Pan

    El primer cambio es el de las velocidades máximas en las carreteras convencionales. Los conductores nos vamos a tener que acostumbrar a los nuevos límites, sobre todo al de 90. A partir del 29 de este mes de enero, ese será el tope de velocidad en las carreteras de doble sentido que carecen de mediana física de separación. Ese día, martes, entrará en vigor el real decreto aprobado por el Consejo de Ministros a finales de diciembre que modifica el artículo 48 del Reglamento General de Circulación que establece las velocidades máximas en la red viaria española. Para entonces deberán haber sido sustituidas todas las señales de 100 kilómetros por hora por las nuevas de 90. Solo habrá una excepción, y es en las carreteras que aun siendo de tipo convencional dispongan de una separación física entre los dos sentidos de circulación. En esos casos la Administración titular de la carretera podrá mantener la limitación máxima de 100. El de la velocidad máxima en carretera es el primer gran cambio en el tráfico que viene, pero se anuncian más para este 2019.

    A 30 EN LAS CIUDADES

    Es la otra gran modificación que está previsto aplicar en el 2019. Afecta a las ciudades, más concretamente a las calles de sentido único, en las que la DGT quiere implantar la limitación de 30 kilómetros por hora. En esas vías se pretende reducir al mínimo el número de atropellos a peatones, y, en el caso de que los haya, que las lesiones sean leves. Los responsables de Tráfico tienen claro que es el momento de las ciudades para conseguir disminuir sus índices de siniestralidad y que sean cada vez más amables.

    MÁS RADARES DE TRAMO

    Son la gran apuesta en lo que se refiere a control de la velocidad. Los radares de tramo se han mostrado mucho más eficaces que los sistemas de control tradicionales, que solo miden el paso por un punto de la carretera. Los radares de tramo vigilan la velocidad de los vehículos durante varios kilómetros, lo que, según los expertos en seguridad vial, consigue calmar el tráfico y, sobre todo, reducir el número de accidentes. «Hay un antes y un después respecto a la siniestralidad en las carreteras en las que se han instalado radares de tramo», explica María Victoria Gómez Dobarro, Coordinadora de la DGT en Galicia.

    A POR EL MÓVIL

    El objetivo es que los conductores dejen de utilizar el móvil mientras están al volante. Los datos de los últimos años sitúan el uso del teléfono durante la conducción como el principal factor de distracciones en la carretera, que ya son la principal causa de accidentes mortales, por encima de los excesos de velocidad y del consumo de alcohol. Los primeros análisis de los accidentes ocurridos en el 2018 indican además un incremento de la siniestralidad causada por las distracciones, y entre ellas destacan las que están causadas por el uso de móviles, de tabletas electrónicas y de otros dispositivos como los relojes inteligentes.

    CINTURÓN DE SEGURIDAD

    Es una asignatura que sigue estando pendiente en las carreteras de Galicia pese a las continuas campañas de vigilancia y de información sobre los beneficios del uso de este dispositivo y a que cada vez la tecnología hace más difícil subirse a un vehículo sin abrocharse el cinturón de seguridad. En el año 2018, un tercio de los muertos en las carreteras gallegas no llevaban puesto el cinturón en el momento del accidente. Para tratar de atajar este grave problema, los responsables de la seguridad vial en Galicia anuncian nuevas medidas de vigilancia para tratar de controlar el uso del cinturón de seguridad.

    Ver Comentarios