• Tráfico quiere reducir de 100 a 90

    El 77 % de los accidentes mortales en España se producen en las carreteras de doble sentido sin mediana de separación. Tráfico quiere bajar de 100 a 90 la velocidad máxima en esas vías. Francia ya lo ha hecho: ha fijado en 80 km/h el límite en sus carreteras convencionales.

    José Manuel Pan

    Más de un tercio de los accidentes mortales de este verano fueron por salidas de vía, y la mitad de esos siniestros tuvieron como causa los excesos de velocidad. Frenarlos es el objetivo principal de la Dirección General de Tráfico, que se plantea un aumento del número de radares para vigilar las carreteras y la reducción del límite máximo de velocidad en las carreteras convencionales, las más peligrosas. El director general de Tráfico, Pere Navarro, sostiene que la velocidad es un problema grave, que se multiplica en las carreteras de doble sentido.

    A 90 EN VÍAS DE DOBLE SENTIDO

    Para ser justos hay que reconocer que la reducción de la velocidad en las carreteras que no son autovías ni autopistas ya estuvo sobre la mesa de los dos últimos directores de Tráfico. Todos son conscientes de que los excesos de velocidad causan muchas muertes y lesiones graves, «pero cuando en este país tocas el tema de la velocidad, te salen resistencias extrañas», advierte el actual máximo responsable de la DGT. De todas formas, Pere Navarro asegura que esa reducción está en la agenda y que se trata de unificar la velocidad máxima en 90 kilómetros por hora, independientemente de si hay o no arcén. El anterior director de la DGT, Gregorio Serrano, proponía incluso que algunas de esas carreteras pudiesen mantener el máximo de 100 si estaban bien conservadas.

    FRANCIA REDUJO A 80

    El ejemplo de Francia es significativo para España. Allí se han tomado una serie de medidas para frenar el aumento de la siniestralidad en los últimos años. Y la principal ha sido reducir a 80 km/h la velocidad máxima permitida en las carreteras convencionales, es decir en las que son de doble sentido de circulación y no tienen una mediana física de separación. El Gobierno francés recuerda que en esas carreteras ocurren el 55 % de los accidentes mortales. Los franceses esperan ahorrarse unas 400 vidas al año con el límite de 80.

    EL 77 % DE LAS MUERTES

    Es en las carreteras convencionales donde se disparan las tragedias. En ese tipo de vías se producen el 77 % de los accidentes mortales. Son carreteras en las que la velocidad juega un papel decisivo y donde una distracción puede desencadenar una salida de vía o un choque frontal. En esas vías casi nunca hay posibilidad de rectificación para evitar el accidente.

    Ver Comentarios