• UN SUV urbano y fresquito

    Derivado de su modelo C3, citroën tiene la versión aircross para competir en el cada vez más pródigo mercado de SUV urbanos. lo hace con un coche que aporta frescura y desenfado, para un público juvenil y femenino, que cada vez acapara más ventas en este tipo de vehículos. tuvimos la ocasión de probar la versión Blue HDI de 120 caballos y acabado Shine, muy equipada, que con las ofertas vigentes tiene un precio de 17.000 euros

    Juan Ares

    El C3 Aircross entra de lleno en la categoría de SUV urbanos, desenfadados y versátiles que tanto gustan hoy en día.

     Conserva las señas de identidad de todos los Citroën modernos, con esa parrilla dividida en dos partes, con una superior que une los chevrones con las luces diurnas e intermitentes y una inferior con las luces de carretera y la toma de aire y la defensa integrada. Por debajo, un spoiler realza su aspecto SUV. El C3 Aircross, que mide 4,15 metros de largo es mucho más alto que el C3 convencional, consiguiendo que en su interior nos sintamos a una considerable altura sobre el suelo, en posición muy prominente.

    El interior de este modelo responde a la nueva filosofía de Citroën, donde el confort adquiere el protagonismo. Detalles como los asientos, con tejidos y formas muy especiales o la nueva pantalla multimedia (opcional con 7 pulgadas y Connect NAV 3D) con conectividad para móviles forman parte ya de la filosofía de la marca, que también ofrece tecnologías de ayuda a la conducción, esta vez adaptadas también a un uso todocamino como es el Grip Control con modos según el tipo de terreno o el control de descensos.

    El Citroën C3 Aircross ya ha conseguido 100.000 clientes en toda Europa, 9.500 de ellos en España, que además se decantan por versiones altas con techo bicolor y opciones de equipamiento interior.

    Versión Rip Curl

    Ahora, pensando en los más jóvenes, Citroën lanza la versión Rip Curl con barras de techo negro brillante, llantas de aleación de 16 pulgadas en negro, toques de color en los espejos laterales y una gama de colores que además del blanco ofrece plata, gris oscuro y beige.

    Los motores de esta serie especial serán los gasolina Pure Tech de 82, 110 y 130 caballos, mientras en diésel se emplearán los Blue HDi de 110 y 120 caballos, asociados a cajas de cambio manuales de seis velocidades o automáticas EAT6. Los precios con los que se comercializa esta versión Rip Curl están disponibles desde 14.400 euros.

    El modelo C3 Aircross manifiesta su carácter alegre y desenfadado en su comportamiento. Los motores, tanto en versión de gasolina como diésel, tienen buena potencia para darle agilidad en cualquier situación, incluso en autovías a plena carga. Hemos probado el Blue HDI 120 caballos y une además de aceleraciones fulgurantes, un buen confort de marcha y sobre todo, con la caja de cambios manual de seis velocidades, un consumo medio muy moderado.

    En cuanto a chasis, acusa un tanto el balanceo por la posición más elevada del conductor, pero en general pisa bien y frena también con contundencia. Y lo mejor de todo es que, como un buen SUV, permite excursiones por caminos de tierra, donde se maneja con soltura.

    La vida a bordo es divertida, todo es muy fácil de manejar por su sencillez, siempre que no pidamos materiales lujoso o diseño clásico. El C3 Aircross es todo lo contrario, práctico y desenfadado.

    El segmento en el que se enclava es uno de los más competidos del mercado, formado por nuevos modelos como el Seat Arona, el Kia Stonic o el Hyundai Kona, además del Opel Crossland, con el que se fabrica en la planta española de Figueruelas, reivindicando así el Made in Spain de Citroën en este modelo.

     

    Ver Comentarios