• Un coche eléctrico de bolsillo

    El Smart está considerado el coche urbano por excelencia y su versión eléctrica todavía lo es más. Tiene autonomía suficiente para un día en ciudad, se comporta en carretera como cualquier coche y se aparca en un hueco de menos de 3 metros.

    Javier Armesto

    La carrocería del Smart eléctrico no difiere del resto de modelos de la gama, solo un distintivo en el pilar posterior nos recuerda que estamos ante un coche cien por cien eléctrico. En el interior, las mayores diferencias son la esfera situada sobre el salpicadero y la pantalla multimedia, que incluyen datos sobre la autonomía y el flujo de energía. El puerto de carga está situado en un lateral, no en la parrilla.

    Tiene un motor de 82 caballos con el que acelera de 0 a 100 en 11,5 segundos. La respuesta al pedal es inmediata y propulsa al coche de manera lineal y sin brusquedades, como si fuera un escúter. La velocidad está limitada electrónicamente a 130 kilómetros por hora.

    El comportamiento en curva es tan bueno como el de las versiones con motor de combustión, porque la suspensión es firme y el coche es ancho y suficientemente aplomado, pesa casi 1.100 kilos. La principal limitación que tiene es la autonomía, ya que la capacidad de la batería no es muy grande. El dato oficial son 160 kilómetros, pero no normal es que no podamos recorrer más de 120. Ello nos obliga ser cuidadosos con la conducción, aprovechando los descensos para circular pisando el freno ligeramente y así recargar algo de energía. Un botón junto a la palanca permite elegir el modo económico, que aumenta el nivel de retención y reduce la velocidad máxima y el caudal del climatizador, para bajar todavía más el consumo.

    En contrapartida, el tiempo de carga de la batería es considerablemente menor: es posible recuperar el 80 % de su capacidad en 6,5 horas si lo enchufamos a una toma doméstica y en 45 minutos en un Wallbox.

    El Smart fortwo eléctrico está disponible a partir de 23.500 euros en su versión básica. La edición especial Greenflash combina los colores negros y verde eléctrico e incluye spoilers de diseño Bravus, al igual que las llantas de 16 pulgadas. Además, los asientos son de cuero, el freno de mano tiene un embellecedor de aluminio y los pedales y los listones de umbral de las puertas son de acero inoxidable.

    Ver Comentarios