• Xmax 300: lo que rinden 28 caballos

    Todo el mundo debería tener un escúter de 125 centímetros cúbicos en el garaje, pero cuando salimos del trazado urbano los 125 se quedan cortos. Y aquí entran modelos como la brillante Yamaha Xmax 300.

    Javier Armesto

    La nueva Xmax 300 tiene un diseño moderno, con faros led delante y detrás, intermitentes integrados en la carrocería y dos grandes asas que facilitan al pasajero agarrarse. El asiento es cómodo y amplio, cuenta con un pequeño respaldo que sujeta muy bien la zona lumbar y las plataformas para los pies son muy anchas.

    El cuadro de mandos tiene un estilo clásico y elegante, con dos grandes esferas analógicas para el velocímetro y el cuentarrevoluciones y una pantalla digital en medio. En ella se puede consultar mucha información, incluyendo los datos del ordenador de abordo, nivel de carburante, temperatura del motor y carga de la batería.

    Bajo el asiento hay un hueco iluminado con capacidad para dos cascos integrales y más cosas. Además, en el escudo encontramos dos profundas guanteras; una de ellas conectada al cierre centralizado y con una toma de 12 voltios para cargar dispositivos.

    MOTOR

    La Xmax 300 tiene un motor monocilíndrico que rinde casi 28 caballos. Es increíble lo que se puede hacer con esta potencia, porque aunque no tiene una salida explosiva y parece que empuja poco, alcanza rápidamente los 100 kilómetros por hora y sigue subiendo sin inmutarse. Supera con creces las velocidades legales y puede mantener cruceros de 140 kilómetros por hora sin esfuerzo. Si queremos una respuesta más brusca podemos desconectar el control de tracción, pero no es recomendable.

    La estabilidad en curva es buena, con unos neumáticos que parecen pegarse al asfalto. La suspensión tira a dura, aunque quizá sea una sensación influida por la llanta trasera de 14 pulgadas, pero esto es un hándicap de todos los escúteres de rueda baja. La moto pesa 179 kilos en orden de marcha, así que moverla en parado o inclinarla no es problema. La frenada es un poco esponjosa, probablemente debido al ABS y a que solo tiene un disco delantero y otro trasero, pero suficiente para el peso y la potencia declarados.

    La moto protege muy bien la parte superior de las piernas y todo el tronco desde la cintura hasta el casco. El aire se nota solo en los pies y en los brazos, porque lógicamente no puede cubrir tanto como un maxiescúter. La pantalla deriva bien el viento y no notamos turbulencias cuando vamos a alta velocidad por autopista.

    SIN LLAVE

    Basta llevar un mando con nosotros y podemos arrancar el motor, abrir el cofre o la guantera mediante una rueda y unos botones situados en el centro del escudo. Si nos alejamos y no está apagada o hay algo que no está cerrado, emite unos pitidos de advertencia.

    PRECIO

    La Xmax 300 cuesta 5.800 euros y el consumo medio son 3,3 litros a los 100 (el depósito es de 13 litros, así que da una autonomía media de 400 kilómetros). Si queremos un extra de potencia, la Xmax 400 tiene el mismo diseño y dimensiones pero 5 caballos más y doble disco delantero.

    Tracer 900 GT, ahora más rutera

    La Tracer 900 se convirtió en una de las superventas de Yamaha gracias a la unión del poderoso motor tricilíndrico (115 CV y una respuesta al puño inmediata) de la MT09 con unas suspensiones y un diseño general pensado para viajar. Ahora da una vuelta de tuerca a este concepto con las siglas GT, que la transforman en una touring de altos vuelos. Tres son los cambios principales respecto a la versión normal y que justifican sobradamente los 1.800 euros más que cuesta: el panel de instrumentos totalmente digital y en color; las maletas laterales (de 22 litros cada una y extracción rápida) a juego con el color de la carrocería, y el cambio rápido o quickshifter. Este último permite, a partir de 4.500 revoluciones, aproximadamente, subir de marchas sin necesidad de apretar la maneta de embrague, maximizando así las prestaciones.

    Con control de crucero y puños calefactables, caballete central de serie y mejoras en el asiento, los estribos y la asas para el pasajero, la comodidad está garantizada. La pantalla puede regularse y existe una opcional más alta.

    Aparte de estos detalles no se puede olvidar que mantiene el efectivo chasis de aluminio, que garantiza el equilibrio entre ligereza y resistencia, y se ha alargado el basculante para mejorar la estabilidad en recta. La electrónica, con control de tracción regulable en dos niveles (con la posibilidad de desconectarlo), y tres modos de conducción, completan un conjunto muy atractivo.

    Ver Comentarios