• El más divertido de la clase

    La marca francesa ha logrado aunar en el nuevo e-Mehari el «look» y el carácter de todo un mito, adaptándolo al mundo real. se trata de un coche divertido, limpio con la naturaleza, ya que es cien por cien eléctrico, ahora con techo rígido y capaz de usar la manguera para lavarlo por dentro.

    Juan Torrón

    Corría el año 1968, exactamente el 11 de mayo, cuando la marca francesa Citroën lanzaba al mercado el primer Mehari. Un coche divertido cuya carrocería estaba realizada de un material distinto al resto. Su capota de lona y también sus cristales se combinaban con las correas que sujetaban el capó y solo dos puertas de ínfimo tamaño, y su parabrisas se podía tumbar para sentir el viento en la cara. Ahora, la marca quiere revivir este modelo con la segunda generación del conocido como E-Mehari. Una primera letra que indica que el nuevo modelo es cien por cien eléctrico, con una autonomía de 200 kilómetros y una velocidad máxima de 110 por hora, todo ello apoyado por una batería insensible a las variaciones climáticas.

    El E-Mehari llega como un guiño al icono del modelo de los años 60, pero este puede presumir además de ser también un cabriolet de 4 plazas y de disponer de un nuevo techo rígido denominado Hard Top, facilitando así el uso del coche en todas las épocas del año y mejorando la acústica del coche.

    El nuevo modelo tiene un precio de 23.500 euros, pero la marca ofrece una cuota mensual de 190 euros más 87 del alquiler de la batería. Un precio en el que se incluyen nuevos elementos de seguridad como los cuatro airbags, los arcos superiores en acero y dos fijaciones Isofix para las plazas traseras. De serie también incorpora el encendido automático de luces, cierre centralizado y detector de presión de neumáticos. Todo ello combinado con dos colores interiores, Naranja o Lama. Por cierto, un interior que permite ser lavado con manguera tal y como ocurría con su hermano de antaño.

     

    En Galicia se fabricaron más de 12.000

    El refugio de los más hippies en los 60 estaba en Formentera y hasta allí llegaban numerosas unidades de un Mehari que se fabricaba en Vigo, con más de 12.000 unidades, y que conquisto el mundo entero con su versatilidad y polivalencia, llegando a alcanzar más de 150.000 unidades vendidas. En octubre de 1968 se presentó en el Salón de París y pronto se dejo ver como coche de la gendarmería francesa, así como versiones para el ejercito e incluso en raids como el Dakar, ya que también dispuso de tracción 4x4. En 1987 se puso fin a su producción.

    Ver Comentarios