• Finca San Cibrao, el primer ribeiro de Carlos Moro

    Carlos Moro, descendiente de viticultores y director general del Grupo Matarromera, se decidió a presentar en Madrid Fusión su primer ribeiro, el Finca San Cibrao, fruto de una pequeña parcela con Albariño, Treixadura y Godello, las variedades con las que se elabora este vino.

    J.M.Orriols

    El grupo bodeguero Matarromera, que dirige Carlos Moro y que cuenta con 9 bodegas y 160 tipos de vino en Ribera del Duero, Rueda, Toro, Cigales y vinos ecológicos, hace su incursión, de la mano de Viña Costeira, en la D.O. Ribeiro con su Finca San Cibrao «un vino -explica el bodeguero- que llega para aportar algo nuevo, con abundantes aromas florales, fresco y una muy buena estructura, ya que se fermentó y crió en sus propias lías. Es uno de mis vinos de finca y también alto de gama, con muchas posibilidades de evolución».

     Solo 7.000 botellas numeradas

    De esta primera añada se han elaborado solamente 7.000 botellas y unas pocas de tostado y, por las reducidas dimensiones de esta finca, no hay posibilidad de aumentar la producción. Así que siempre será un vino muy exclusivo y difícil de conseguir.

    Esta finca es un viñedo de pequeño tamaño, en ligera pendiente y asentado en un terreno fresco sobre un fondo granítico de composición mineral, con una singular vista que domina el valle del río Miño en un paraje de espectaculares atardeceres, compartiendo espacio natural con especies arbóreas atlánticas como el pino o el roble. La exposición de esta finca orientada al mediodía es perfecta para lograr la madurez plena de la uva. «Se trata de una finca única, reflejo de una tierra ligada a la vid y al vino. Me encanta Galicia -continúa Carlos Moro- y por eso estuve siguiendo la evolución de los vinos gallegos en los últimos 50 años, que fue fantástica. Y eso me animó a dar el paso con este novedoso vino que tuvo una acogida increíble en Madrid Fusión. En esa tierra hay cosas muy interesantes, pero todo a su tiempo. Este vino gallego enriquece la familia Vinos de Finca ya que procede de un viñedo muy peculiar que nos trae la brisa atlántica a través de un coupage perfecto de tres variedades que aportan unas características únicas de tipicidad y disfrute sensorial».

     Matices peculiares

    El enólogo Manuel Castro, que con Moro ha concebido este vino, destaca que «la selección de las variedades y su ensamblaje proporcionan una personalidad única. La Treixadura es la variedad reina del Ribeiro y está muy bien acompañada con unas pinceladas de Godello y Albariño, que le aportan unos matices peculiares». Por su parte Andrés Rodríguez, consejero delegado de Viña Costeira, señala que «el hecho de ser escogidos por Carlos Moro es motivo de orgullo, ya que confirma el gran nivel de calidad de los vinos del Ribeiro».

     La cata

    Los autores de la ficha de cata dicen de él que posee un color amarillo pálido con vivos toques verdosos. En nariz es fresco, intenso y elegante dominando los tonos frutales a manzana verde y heno recién cortado además de sutiles tonos de flor blanca. En boca este vino es vivo y elegante, con cuerpo y estructura y un final persistente y agradable.

    Este blanco es la primera incursión de Carlos Moro en Galicia y, como afirma, «un deseo cumplido, porque desde los tiempos en que estudiaba Ingeniería agrónoma, me interesó, de una forma muy especial, esta tierra».

     

    Ver Comentarios