• El 91 % de la plantilla de Alcoa apoya el pacto que aplaza despidos y cierre

    Los trabajadores respaldaron de forma abrumadora el preacuerdo

    f. fernández redacción / la voz.

    Los casi 700 trabajadores que tiene Alcoa en plantilla en las fábricas de aluminio primario de A Coruña y de Avilés decidieron anoche en referendo aceptar el preacuerdo que firmaron sus representantes sindicales con la dirección de la multinacional en España para retrasar hasta julio la reestructuración de las plantas.

    El 91 % de los trabajadores de A Coruña aprobaron el pacto que aplaza al verano los despidos y el cierre parcial de las instalaciones si para entonces no aparece un comprador que coja el testigo. La consulta en A Coruña se cerró con 349 votos emitidos: 316 votaron a favor, 22 en contra, 8 emitieron votos en blanco y 3 fueron nulos.

    En Avilés, según datos facilitados por el comité de empresa, votaron 219 de los 312 operarios con derecho a voto, esto es, el 93 % del total. De los que acudieron a las urnas, 266 dijeron sí, es decir, casi el 92 %. También hubo 19 noes, el 6,5 %; cinco votos en blanco y uno nulo.

    Los trabajadores de A Coruña votaron en tres turnos diferentes ayer. Se colocaron urnas entre las cinco y las siete de la mañana, de una a tres del mediodía y de nueve a once de la noche, para que así pudieran ejercer su derecho a voto todos los operarios de todos los turnos de fábrica.

    La comisión negociadora, integrada por representantes de los comités de empresa de ambas plantas, tiene hasta hoy para dar una respuesta a la dirección de la compañía sobre si el preacuerdo se convierte en acuerdo o no.

    El pacto implica aplazar cualquier medida traumática sobre las fábricas, que mantendrían el 100 % de sus plantillas hasta el 30 de junio como mínimo. Pero también implica, aparezca o no comprador, que dentro de un mes se ejecutará el apagado de las cubas de electrolisis. Eso sí, será ordenado, de tal forma que las series se podrán reactivar, pero como mucho también hasta ese mismo 30 de junio. A partir de ese día, y si otro inversor no lo remedia, el corazón de las fábricas de aluminio primario será desmantelado para siempre.

    El acuerdo dibuja dos escenarios diferentes a partir de julio. Si un inversor salva las plantas (quizá solo una de ellas), estupendo. No debería pasar nada porque el documento incluye una obligación para el comprador de subrogar el 100 % de los contratos. Pero si no aparece ocurrirá lo siguiente: Alcoa cerrará las cubas de electrolisis de A Coruña y Avilés y despedirá a 269 trabajadores, el 43 % de todos.

    El acuerdo prevé unas indemnizaciones de 60 días por año trabajado sin límite de anualidades, más una compensación de 10.000 euros por operario.

    Las plantas seguirán activas con las fundiciones y 205 empleados, 114 en A Coruña y 91 en Avilés. Además, se producirán 106 recolocaciones en el complejo industrial de San Cibrao y 44 prejubilaciones con 53 años o más.

    Ver Comentarios