• Tres físicos gallegos descubren como bajar la factura de la luz

    La patente de la «start-up» Nubings logra ahorros de más de 300 euros al año en pisos de tamaño medio

    m. sío dopeso redacción / la voz.

    Un pequeño y sencillo gadget, que cuesta 67 euros (IVA incluido) es capaz de conseguir un ahorro mínimo de 300 euros al año en la factura de la luz que paga una vivienda media (de entre 75 y 90 metros cuadrados).

    Estará a la venta a finales de septiembre y sus inventores son tres doctores en Física, José Rodríguez González, Pablo Otero Pérez y Enrique Comesaña Figueroa (los dos primeros de Santiago y el tercero de Vigo), que han unido su talento en la start-up Nubings, con sede en la capital de Galicia.

    La web de la empresa ya ha comenzado a recibir reservas. «Estamos teniendo una buena respuesta. Ya hemos seleccionado un grupo de clientes para que, a cambio de un descuento, nos permitan hacer un seguimiento del sistema, y nos cuenten sus impresiones. Es una forma de tener feedback», afirma José Rodríguez. Explica que el interés por Nubings llega también desde la propias compañías eléctricas. «Estamos en contacto con varias. Les interesa ofrecer este producto de mejora de la eficiencia energética a sus clientes. Es un buen gancho comercial con el que acaban facturando más», asegura el físico. 

    Consultoría de megavatios

    ¿Cómo funciona esta patente? Se basa en el análisis en tiempo real del gasto de electrodomésticos e iluminación, mediante sensores que envían (a través de la conexión a Internet de la vivienda), los datos de consumo a un software propio que gestiona a información, y desglosa los resultados individuales por tipo de electrodoméstico y los perfiles de consumo.

    Con toda esa información, Nubings estudia dónde puede estar el potencial de ahorro, y ofrece una consultoría personalizada, según los hábitos de consumo.

    «Por un lado, se comprueba si la potencia contratada es la idónea o si es superior a la necesaria, algo bastante habitual, con lo cual se estaría tirando el dinero», explica José Rodríguez.

    El paso siguiente se centra en la discriminación horaria. Según las horas en las que se produzca el mayor consumo en el hogar, la empresa analiza si compensa cambiar la tarifa ordinaria por la que cubre la franja de 22.00 a 12.00 horas. «Podría suponer la mitad de gasto», dice.

    A modo de ejemplo de hasta donde puede llegar la eficiencia energética con este sistema, José Rodríguez pone el ejemplo de una vivienda unifamiliar, en la que se ha instalado de forma experimental, con el resultado de una reducción del consumo de un 45 %, equivalente a un ahorro de 500 euros al año.

    Toda la tecnología se fabrica en Galicia. La start-up, impulsada por la aceleradora de empresas Via Galicia, prevé abrir una nueva ronda de financiación para ganar capacidad de producción y empezar a exportar.

    Ver Comentarios