• El arma secreta de Alemania: el yoga

    Joachim Low, fiel seguidor de la disciplina, ha implantado desde hace años el yoga en sus métodos de trabajo con la selección

    Afp

    Mario Götze y Per Mertesacker se han hecho grandes seguidores y «Jogi» Löw, el seleccionador, lo practica desde hace muchos años: es el yoga, la ancestral disciplina india que cuenta con millones de adeptos en todo el mundo y que la selección alemana de fútbol ha incorporado a sus programas de entrenamiento. «Por lo que sé, yo era el único profesor de yoga de una selección nacional presente en el Mundial de Brasil », explica  Patrick Broome, el profesor de yoga del equipo vigente campeón del mundo.

    Desde hace diez años, este hombre de cabello largo y que supera los cuarenta años sigue a Alemania en todas las grandes citas. De la postura del loto a la de la cobra, pasando por los saludos al sol: sus propuestas a los deportistas profesionales suponen una nota distintiva con la que pretende mejorar «su concentración y sus resultados en el terreno de juego».

    Las sesiones para los pupilos de Joachim Löw son voluntarias. Son de media hora o tres cuartos de hora, todos los días, durante las concentraciones de preparación para un gran torneo y durante el trascurso de los mismos. Está previsto que continúen de cara a la Eurocopa-2016 de Francia. «Una buena recuperación después de un partido es esencial para que los jugadores puedan mantener su nivel de juego», añade el instructor, que practica yoga desde hace dos décadas.

    Klinsmann, el pionero

    Gracias a esta «ciencia del bienestar», con posturas a menudo con nombres de animales, las estrellas del balón «pueden superar la presión más rápidamente» después de un gran partido, dice Broome. Con el yoga, los futbolistas también trabajan «otros músculos» diferentes a los que cargan durante un partido. «Esto les permite también estirarse y vivir otra experiencia corporal», insiste. Fue durante los años de Jürgen Klinsmann (2004-2006) cuando Alemania empezó a acercarse al yoga.

    El entonces seleccionador nacional importa de su California de adopción esta disciplina, muy popular en Estados Unidos después de que gurús indios la introdujeran con éxito en la época del «flower power» y de Woodstock. Löw, segundo de Klinsmann y luego su sucesor, continuó con esa apuesta y la Federación Alemana de Fútbol (DFB) contrató entonces a Patrick Broome.

    El cuerpo técnico de la Mannschaft está convencido de los beneficios del yoga. «Jogi» Löw incluso repite que hay tres cosas en la vida que le gustan especialmente: el vino tinto, el café expreso y el yoga. Hace diez años había que «ser valiente» para acercar a futbolistas a esta disciplina, que nació hace 4.000 años a las orillas del río Ganges, en la India.

    Superando prejuicios 

    En los inicios del acercamiento de la Mannschaft al yoga hubo que superar importantes prejuicios. «En aquel momento, la prensa alemana se reía de los jugadores cuando hacían los estiramientos con elásticos para incrementar su resistencia muscular, así que el yoga y todas esas tonterías...», ríe el profesor. Broome, una de las estrellas de las escuelas de yoga en Alemania, ha desprovisto de elementos esotérico-orientales sus clases. Ni palos de incienso, ni estatuillas de Shiva, ni mantras recitados en bucle. Sólo tres jugadores se ausentan sistemáticamente de sus sesiones.

    Por contra, otros son muy fieles, como Mario Götze, el autor del gol que dio a Alemania el título mundial en la final ante Argentina en 2014. Otro apasionado es el defensa del Arsenal Per Mertesacker. Antes de la final de la Copa de Inglaterra del pasado año, ante el Aston Villa, el jugador reveló que era uno de sus métodos de relajación. «Me ayuda mucho. Mental y físicamente. Los que lo hacen sienten todos esos beneficios», explicó.

    Alemania se mide el martes a Italia en un partido amistoso, con el que intentará quitarse el mal sabor de su derrota 3 a 2 en casa el sábado ante Inglaterra, en otro duelo preparatorio para la Eurocopa de Francia (10 junio-10 julio).

    Ver Comentarios