.

Mi hijo es mi jefe

LA PROFESIÓN QUEDA EN CASA... ¡Y tan contentos!, que una buena relación padre-hijo se trabaja día a día. Con sudor, alegría y complicidad no hay empresa familiar mal empleada