Siempre nos quedará París

LA PASARELA DE LAS PASARELAS SE DESPIDE hasta la primavera del año que viene. Porque no hay nada que iguale a París, aquí va un resumen de todo lo aprendido esta semana de la moda: de la confirmación de la hija de Cindy Crawford, Kaia Gerber, como la modelo del momento, a la resistencia del athleisure.


1

Dior

Maria Grazia Chiuri convirtió el desfile de Dior en un homenaje a las mujeres artistas, de las camisetas de rayas bohemias de Montmartre a los estampados de dragón y las transparencias

.
2

Chanel

Si Karl Lagerfeld dice que hay que montar una selva para su desfile se hace y punto. Y, así, la gran casa parisina presentó una colección con crop tops de tweed, botas de plástico y gorros de lluvia transparentes.

.
3

Balmain

Más ochentero que nunca, hasta en la música. En el desfile de Olivier Rousteing hubo música española: «Hijo de la luna», de Mecano. Su colección, muy sexy, con mucho cuero, mucho blanco y negro y muchas ganas de salir de fiesta.

 

4

Givenchy

Su diseñador creativo, JW Anderson, es uno de los más queridos. Solo él es capaz de jugar con patrones y asimetrías y hacerlo fácil para el público. No pierdas de vista sus complementos: serán un must en solo unos meses.

5

Loewe

Su diseñador creativo, JW Anderson, es uno de los más queridos. Solo él es capaz de jugar con patrones y asimetrías y hacerlo fácil para el público. No pierdas de vista sus complementos: serán un must en solo unos meses.

6

La diva de ébano

Si en tu desfile tienes a una veterana como Naomi Campbell el éxito está asegurado. Y si esta desfila en mallas de ciclista en homenaje a Lady Di, más aún.

7

Ella es Kaia Gerber

La hija de Cindy Crawford es la estrella del momento. Se estrenó como modelo hace solo un mes, cuando cumplió 16 años, y en París se coronó su carrera desfilando para las grandes casas.

8

Gigi y el cali francés

Mitad californiana y mitad francesa. Así fue la colección de Isabel Marant que, por primera vez incluyó también prendas masculinas. Su musa: Gigi Hadid.

 C´est finit, mon ami. La ciudad del amor se despide de su semana de la moda. París es grande y sus «maisons» también. De París hemos aprendido mucho. Por ejemplo, que hay una nueva modelo del momento hija de otra supermodelo. Hay relevo para Cindy Crawford, aunque sin lunar: su pequeña Kaia Gerber es la estrella del momento. De debutar con Calvin Klein con 16 años recién cumplidos a principios de septiembre, a abrir el desfile de Chanel hace unos días. De la juventud de Geber al poderío de una veterana: Naomi Campbell. La compañera de la madre de Keia en los 90 fue la invitada perfecta de Off White, la marca del diseñador y dj Virgil Albloh. Campbell, toda una diva, se puso en la piel de otra grande: Lady Di. Y así, con una traje de chaqueta ajustado a la cintura y unas mallas de ciclista rindió tributo al armario de Diana de Gales.

 

 

Hubo más homenajes a París. El más emotivo: el de Yves Saint Laurent al cofundador de la casa, Pierre Bergé, que falleció hace unos días. El desfile, que se celebró a los pies de la Torre Eiffel, estuvo lleno de vestidos de fiesta. Porque, como recordó el creativo de la marca, Anthony Vaccarello, eso es lo que le hubiese gustado a Saint Laurent: que continuase la vida. Maria Grazia Chiuri siguió con su emblema feminista con un homenaje a las mujeres artistas en su colección para Dior. Y Balmain se dejó querer por el pop español de los 80 con Hijo de la luna como banda sonora de su desfile.

De París aprendimos que el athleisure tiene mucha vida. Que el lujo no es formal ni encorsetado. Que las zapatillas son y seguirán siendo un must. Que JW Anderson, el director creativo de Loewe, sigue sus propios patrones y, si quiere, puede permitirse diseñar unas botas de dragón. Y que la imaginación de Karl Lagerfeld no tiene límites. Su última ocurrencia: montar una jungla en el Grand Palais, con catarata incluida, y vestir a sus modelos con gorros y botas de plástico. Por cierto, de París también sale el color de la próxima primavera: el verde agua. Tomamos nota.

Votación
0 votos

Siempre nos quedará París