Cuatro castillos y un enigma

León pone en valor sus fortalezas del Bierzo mientras las de Os Ancares esperan por las necesarias mejoras


Este año la Junta de Castilla y León y la Diputación de León han aportado fondos para intentar sacar de la ruina y poner en valor sus dos fortalezas más próximas a Galicia: Balboa y Sarracín (Vega de Valcarce). Este movimiento contrasta con la situación de sus dos castillos gemelos de Os Ancares: Doiras, en Cervantes, y Doncos, en As Nogais.

1 SARRACÍN

El propio arquitecto que acaba de participar en la restauración de Balboa y acometerá en breve la de Sarracín, Fidel Ramón Pérez, confirmó que aparecieron restos de monedas romanas de la época de Constantino en una parte de la torre de Balboa, mientras que en la de Vega, de momento, no ocurre lo mismo.

2 DONCOS

La otra fortaleza ancarina que no se puede aprovechar su potencial turístico es la Doncos, cuyo deterioro cada vez es mayor. El Concello de As Nogais, como tiene manifestado su alcalde, tiene un plan para su conservación. Contaría con el apoyo de la Xunta. Pero el problema es que se desconoce su propietario desde que hace seis años la Casa de Alba reconociese que no era suya. Mientras no se demuestra quién es el legítimo dueño, ninguna administración está dispuesta a invertir un euro. Lo máximo que se hizo en el último año es un mirador, financiado por la Xunta, para ver la torre y el valle del Navia.

Pero los trabajos de restauración en las fortalezas bercianas están abriendo el debate entre los arqueólogos y arquitectos sobre un enigma que une a los cuatro castillos citados: ¿Por dónde pasó la Vía XIX romana que partía de Astorga y atravesó Cacabelos hacia Lugo? Ese enigma, o debate científico, que tuvo durante décadas defensores de que utilizó el trazado por Pedrafita y otros cerca de O Portelo, en Cervantes, puede tener ahora una solución.

Las últimas investigaciones se decantan de manera clara porque el trazado romano, desde Villafranca, discurrió por la antigua carretera a Pedrafita, pero en Ruitelán se desvía hacia el norte subiendo por las revueltas del antiguo Camino Real, en dirección a la Braña y luego hacia el colado de Comeal, donde entra en Galicia por Cervantes. Los hallazgos de las últimas excavaciones confirman el paso de la Vía XIX por esta zona y descartan la vía de Pedrafita en dirección a Doncos.

3 DOIRAS

Si bien el estado de conservación de las fortalezas lucenses es mejor que las leonesas, cuando finalicen los trabajos de rehabilitación y puesta en valor de las bercianas, cambiará sustancialmente la situación, y el Bierzo contará con dos recursos turísticos de primera magnitud y, además, junto al Camino Francés.

La gran diferencia entre los castillos de leoneses y lucenses, además de la conservación, es la propiedad. Los del Bierzo son de los ayuntamientos, mientras que en el caso lugués no sucede lo mismo, lo cual lastra cualquier tipo de acción sobre su reforma. Doiras pertenece a la Fundación Soto Fión, que ha centrado sus esfuerzos en el magnífico ecomuseo de Arxeriz (O Saviñao), pero que carece de fondos para acometer las necesarias mejoras que urgen en la fortaleza, entre ellas algunas mejoras de seguridad para las visitas. Concello, Diputación y Xunta no arrancan, quizás porque no es de su propiedad, en el propósito de poner en valor un castillo que sería fuente de riqueza para la comarca.

A pesar de ello, colectivos sociales, patrimoniales y juveniles están promoviendo actividades para su promoción, como fue la reciente feria medieval que organizaron los jóvenes de A Cambela, o las rutas que organizan Patrimonio dos Ancares y el anpa del CEIP Cervantes, como la que habrá el día 19 desde Doiras a Balboa.

4 BALBOA

La Junta de Castilla y León aportó fondos para reconstrucción esta torre. Ahora la Diputación financia la mejora de la almena del recinto amurallado. Cuando finalicen, toda la fortaleza será un espectacular mirador del valle de Balboa y de las montañas de Os Ancares, además de poder abrirse a las visitas en unas mínimas condiciones de seguridad. En la actualidad está vallado, pero sí se pueden ver las vistas. Se realizarán catas arqueológicas que determinarán mejor el origen del asentamiento. A solo 300 metros hay un castro sin excavar. Los arquitectos señalan las similitudes entre esta fortaleza y la de Doiras, ya que ambas disponen de un amplio patio de armas, una torre con aljibe y una torre circular cañonera en el recinto amurallado.

Votación
15 votos
Comentarios

Cuatro castillos y un enigma