Venancio Salcines

«Danzad, danzad, malditos»

España ha vuelto a someterse a los intereses de Alemania. El halo de esperanza abierto por el presidente del BCE se desvaneció en apenas una semana al asumir que no es otra cosa que una simple filial del Bundesbank