Sandra Faginas Souto

«Me voy a comer el mundo»

Le gusta que lo conozcan como «el marido de la Pedroche» y ni se imagina cómo reaccionaría si perdiera una de las tres estrellas Michelin porque da el doscientos por cien en todo. Intenso es un adjetivo que le sabe a poco; currante hasta el máximo, se divide entre Madrid y Londres para atender su tercer restaurante. ¿El secreto del éxito? «Mi único objetivo es hacer a la gente feliz»