Marta Clavero

.

Cuando el motorista no tiene la culpa

Ante el repunte de accidentes con motoristas implicados, recorremos la periferia de Vigo a vista de motocicleta para comprobar las dificultades que se encuentran estos conductores en la carretera

.

Japón se mete hasta la cocina

Las influencias orientales están muy en boga en la gastronomía y si hay un maestro en cocina japonesa ese es Hirohisa Koyama, que ha estado en Galicia para dar consejos y probar los platos de los chefs gallegos de mayor renombre

.

«Acogí a 13 bebés desde el 2005»

Un matrimonio vigués de cuatro hijos comenzó su aventura de acoger a recién nacidos hace 11 años. Esta familia reconoce que dejarlos marchar es duro, pero para ellos significa poder ayudar al siguiente bebé que conviva con ellos

.

«Feijoo estuvo sublime»

Fue la única valoración sobre el debate que hizo esta mañana Mariano Rajoy en su visita a Avión y Rivadavia. El presidente en funciones, rodeado de un fuerte dispositivo de seguridad, no quiso hacer declaraciones

.

«Habrá paz cuando se curen las heridas de 50 años»

Estas son las reflexiones sobre el proceso de paz con las FARC de tres colombianos que, atenazados por el miedo, hicieron las maletas hace años, dejando atrás su país para buscar en Galicia una vida sin el sobresalto de las bombas y los disparos

.

El «flower power» gallego

Las plantas ornamentales cultivadas en tierras gallegas y que cumplan ciertos estándares tendrán el sello Galicia Calidade, un distintivo de excelencia que favorecerá las exportaciones de nuestros viveros a los países centro europeos

.

«Esta mesa es mía»

Encontrar una mesa en el merendero de Samil es, en ocasiones, misión imposible. Sobre todo los fines de semana. Muchos madrugan para reservarlas con sus enseres, y marcharse a la playa, a pesar de estar prohibido. La policía no multa pero sí requisa

.

¡Arriba la barriga!

Acompañamos a un grupo de niños a practicar por primera vez kayak, vela y windsurf en la bahía de Vigo. En este campamento urbano, caerse al agua es parte de la diversión

.

Obligada a dejar su «calabozo» en dos meses

Lleva más de un año malviviendo en un galpón sin luz, ni agua. Allí se cobijó tras ser desahauciada y pasar tres meses durmiendo en su coche. Pero Graciela, a punto de cumplir 59 años, pronto tendrá que dejar su único techo