Laura García del Valle

EXTRAVOZ OK

Cuando las pastillas apagan el deseo

Es más frecuente de lo que muchos reconocen. La pérdida de deseo sexual es un efecto secundario del consumo de antidepresivos o ansiolíticos, y se ha disparado por el uso abusivo de estos fármacos. Los jóvenes también sufren este problema, en su mayoría por tomar anabolizantes o anticonceptivos orales.