Cultura

PATROCINADO

Una imagen de juventud de Valle, en la que se aprecia que ya ha empezado a construir la excéntrica imagen que le acompañaría en el futuro
Una imagen de juventud de Valle, en la que se aprecia que ya ha empezado a construir la excéntrica imagen que le acompañaría en el futuro
Hemeroteca

La primera vez que en La Voz se habló de Valle Inclán: «¡Loado sea Dios, nos llega un libro bueno!»

La mirada hacia Valle Inclán se vuelve estos días, no porque el esperpento (político y social) esté más vigente que nunca, que también, sino porque acaban de cumplirse cien años de que el escritor de Vilanova de Arousa publicase «Luces de bohemia», esa gran obra atemporal en la que trasciende la imposibilidad de vivir en una España injusta. Valle frisaba entonces los 54 años: casi treinta antes, La Voz habia dado cuenta de sus primeras andanzas públicas (un duelo con un periodista en México); y la crítica de su primer libro, «Femeninas»