La Voz de Galicia

Juan Carlos Díaz del Valle, psiquiatra: «Morderse las uñas en tiempos de pandemia es un riesgo»

Yes

SANDRA FAGINAS

La onicofagia es un trastorno que se puede superar si se toma conciencia. Durante el confinamiento, apunta el especialista, algunos lo han conseguido

07 Jun 2020. Actualizado a las 23:46 h.

1 ¿Se puede evitar morderse las uñas?

Sí, la onicofagia, que es como se denomina, es frecuente en niños, pero con el paso del tiempo se va corrigiendo. Se dice que al menos un 30 % de los niños, entre 7 y 10 años, tienen tendencia a este trastorno. ¿Qué se puede hacer? Lo primero, tomar conciencia y evitar llevarse las manos a la boca, procurar tenerlas limpias. Y si uno está muy nervioso, por ejemplo, viendo un partido de fútbol, tomar chicles...

 

2Para alguien que lleva 40 años mordiéndose las uñas eso no es fácil.

Es complicado, sí. No hemos dicho que sea fácil, pero hay que tomar conciencia si se quiere evitar. Es cuestión de proponérselo.

3 ¿El trastorno surge por imitación o es una cuestión de personalidad?

Hay dos tipos de causas, una tiene que ver con causas psicológicas. Se sabe que es más frecuente que aquellas personas que padecen onicofagia se lo transmitan a sus hijos, pero se desconoce si por imitación o por características genéticas. Lo que sí sabemos es que está relacionado con la ansiedad, con el estrés y con el nerviosismo. En situaciones de más estrés, las personas con onicofagia tienen tendencia a hacerlo con más frecuencia e intensidad. La mayoría son personas rígidas, más obsesivas, perfeccionistas. Y ahí sí hay un pequeño patrón con la obsesividad, pero no es patológico.

 

4 ¿Qué supone desde el punto de vista de la salud llevarse las manos a la boca? ¿Cuántos bichos entran?

Aparte de los problemas estéticos y de la inflamación de las uñas, sí se pueden producir daños en el esmalte dental, también caries, sobre todo en los adolescentes. Y evidentemente, llevarse las manos a la boca, en época de pandemia, puede presentar contagio, es un riesgo. Es cierto que las personas que tienen este problema, refieren sentimientos de culpa y eso retroalimenta su ansiedad. Pero es algo que se puede superar. Sé que hay personas que durante el confinamiento lo han conseguido porque estaban preocupadas por el contagio. La mascarilla también ayuda.

 

5 Alguno es capaz de meter la mano debajo de la mascarilla...

Sí, además es un hábito del que uno no es consciente, mucha gente se da cuenta cuando ya ha roto la uña.

 

6 ¿Es más difícil superarlo cuando se lleva más tiempo haciéndolo?

Evidentemente, cuanto más tiempo de trastorno más difícil es superarlo. Los niños generalmente lo suelen dejar pronto, pero cuando una persona mantiene el hábito es más complicado.

 

7 ¿Todo el mundo puede dejar de morderse las uñas?

Todo el mundo puede superar este trastorno, es cuestión de mantener la conciencia de que es algo que no es agradable y hay que evitar. Una vez que se consigue controlarlo en el tiempo, desaparece.

 

8 ¿Es como cualquier otro reto?

Sí, no hay nada que no podamos conseguir.

 

9 ¿Afecta más a las mujeres?

No, lo único diferente es que las mujeres tienen más fácil tratarse por los esmaltes, que ayudan cuando te llevas la mano a la boca.

 

10 ¿Puede haber infecciones graves?

Sí, en ocasiones hay infecciones en las cutículas, pequeños abscesos y, claro, al morderlas estamos provocándonos un daño que luego vamos a tener que reparar.

FOTO: CÉSAR QUIÁN


Comentar