La Voz de Galicia

Prisión para el detenido por el crimen de la maleta de Vigo, O Chioleiro, que mató a su abuela en 1988 y a una amiga en el 2004

Vigo ciudad

E. V. Pita Vigo
Imagen del ahora detenido por el crimen de la maleta de Vigo, o Chioleiro, en 2007 en la Audiencia de Pontevedra

La policía lo vigilaba desde el primer momento tras saber que compartía con la víctima una habitación alquilada en una pensión a 150 metros de donde apareció el cadáver

01 Mar 2024. Actualizado a las 22:27 h.

El Juzgado de Instrucción número 4 de Vigo ha ordenado esta tarde el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza de O Chioleiro como supuesto autor del crimen de la maleta de Vigo. Los hechos están calificados provisionalmente como homicidio o asesinato. Las actuaciones están declaradas secretas. 

La Policía Nacional de Vigo ha detenido al supuesto autor del crimen de la maleta de Vigo. Según fuentes cercanas al caso se trata de José Manuel Durán González, alias o Chioleiro, un viejo conocido de la policía, un hombre con antecedentes y con dos muertes en su historial que vivía en una situación de exclusión social junto a la supuesta víctima, española y que responde al nombre de Carmen. 

Para la identificación del supuesto autor fue clave la intervención del Grupo de Atención al a Ciudadano cuyos policías actuantes fueron alertados en un primer momento por el mal olor y cuyas pesquisas realizadas resultaron claves en la detención del presunto homicida. El arrestado, O Chioleiro, fue condenado en Pontevedra por el asesinato de Alicia Rey en 2004. La última vez que la vieron con vida a esta joven de A Lama de 33 años fue la mañana del sábado 11 de diciembre cuando se dirigía hacia un supermercado. Cuarenta y ocho horas más tarde, dos vecinos hallaron, semienterrado bajo piedras, tierra y follaje, su cadáver. O Chioleiro fue al encuentro de la joven, de la que era amigo, y ya juntos se dirigieron hasta un punto concreto del monte de Santa Ana, próximo al casco urbano de A Lama, donde el condenado la habría matado con un arma blanca. A continuación, o Chioleiro colocó el cuerpo sin vida de la joven «nunha canle de auga, que sae da mina, e enterrouna con terra e pedras», según el escrito de la Fiscalía. Tras descubrirse el cuerpo, la Guardia Civil comenzó una exhaustiva investigación que culminó el 24 de enero con la detención de Durán González, que acabó confesando el crimen. Por estos hechos, calificados como asesinato fue condenado a 17 años y medio de cárcel. El jurado consideró probado que tenían una relación de confianza y que ambos emprendieron camino en un monte próximo a la carretera que conduce a Xende. Allí el hombre habría acuchillado en el cuello y el hemitórax izquierdo a la mujer, a la que luego robó sus joyas, dinero y tarjetas bancarias. 

Imagen de José Luis Durán, o Chioleiro, en 2006, durante el juicio por el asesinato de Alicia ReyMARTINA MISER

Años antes, en 1988, el ahora arrestado había sido condenado por violar y matar a su abuela de varias puñaladas. La mujer, Celestina Dorrio tenía 83 años. Él, 30. Pasó entonces varios años en un centro psiquiátrico hasta que, un año y medio antes del crimen de Alicia Rey, regresó a Lama.

O Chioleiro cumplió íntegra la pena por el asesinato de Alicia Rey, período de tiempo en el que aún tuvo otra cita con la Justicia: en octubre del 2010, llegó a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía de Pontevedra por el que asumió seis meses de cárcel por otro caso, por varias amenazas.

O Chioleiro en el banquillo de nuevo en 2010, por amenazar a periodistas a raíz del asesinato de Alicia Rey. Con un gorro se tapaba parte de la cara mientras le pedía a la jueza que echase a los fotógrafosLocalia Tv Pontevedra

Pistas

La brigada de Homicidios le seguía ahora los pasos después de vincular el cuerpo localizado en una maleta en una finca cercana a Fragoso el pasado 24 de febrero con una mujer en riesgo de exclusión social que podría haber vivido con él en una pensión cercana. Según las indagaciones, la huésped había desaparecido súbitamente en agosto de la habitación alquilada que compartían en un piso en el número 83 de la calle Fragoso, en el barrio de Balaídos, a solo 80 metros de donde apareció la maleta.

El implicado estaba controlado y la policía intentaba cerrar los últimos flecos antes de arrestarlo. Actualmente, está en los calabozos de la comisaría de Vigo a la espera de ser interrogado y, si así se determina, acompañar a la comisión judicial a hacer una reconstrucción del crimen. 

Los agentes también quieren esclarecer dónde está el arma blanca del crimen, posiblemente un cuchillo o navaja. El sospechoso habría apuñalado a la víctima, aún sin identificar oficialmente, en el corazón; probablemente en el mes de agosto o septiembre. Debido a que la habitación de la pensión apareció revuelta, hay sospechas de que pudo haber una riña entre ambos. Si bien convivían juntos, aún no está claro si eran compañeros que practicaban la mendicidad o tenían una relación sentimental.

El caso está siendo investigado por el Juzgado de Instrucción número 4 de Vigo, en funciones de guardia. Está bajo secreto de sumario y aún a la espera de la identificación oficial de la víctima, lo que requerirá varios días de trabajo en los laboratorios de Madrid para extraer ADN y reconstruir las huellas dactilares, debido a la degradación del cadáver tras varios meses metido en una maleta a la intemperie.

Únete a nuestro canal de WhatsApp

 Los hechos

El conocido como crimen de la maleta causó conmoción en Vigo la semana pasada. Un repartidor que se acercó a orinar a un solar abandonado junto a la calle Espedrigada alertó de un fuerte olor y de gusanos en una maleta envuelta en plásticos. La Policía Nacional confirmó que dentro había un cadáver en estado de descomposición, de una mujer que rondaba los 50 años y era menuda. Ni los vecinos de la zona ni la propietaria de la propiedad colindante sabían nada de la maleta, más allá de que podría llevar desde el mes de agosto pasado allí tirada. 

Los agentes iniciaron entonces una investigación en la que descartaron posibles identidades de la víctima para centrarse en el perfil de una mujer de nacionalidad española, en riesgo de exclusión social y que habría estado alojada en una pensión cercana, en la calle Florida, a solo unos 150 metros de donde apareció la maleta. Supuestamente había compartido espacio con un hombre mayor que ella y alto, el ahora detenido, al que siguieron la pista mientras recababan información. 


Comentar