Secciones

Tu edición

Dos abogados de oficio pagan 15 euros para librar de la cárcel a una pareja que robó una botella de vino

La Fiscalía pedía año y medio de prisión, pero los letrados vigueses abonaron la factura para obtener la atenuante de reparación del daño

La Voz de Galicia

 El turno de oficio y la justicia gratuita tienen sus sinsabores: se cobra poco y tarde, hay decepciones, o gran esfuerzo para clientes poco agradecidos. Pero también ofrece la satisfacción de echar una mano a los más humildes. Dos experimentados letrados con despacho privado se encontraron ayer de bruces en los pasillos porque acudían al mismo juicio. Eran viejos colegas y les había tocado defender de oficio a una pareja con un largo historial de robos con violencia y que esperaban en los calabozos a hablar con ellos. Parecía un caso rutinario pero un detalle asombró a los letrados, curtidos en mil batallas. Sus defendidos podían pasar 18 meses a la cárcel por robar una botella de vino valorada en 14,95 euros en un supermercado.

Los hechos fueron el 8 de marzo del 2019 en un supermercado Gadis de Vigo a la hora de comer. Un acusado y su novia cogieron dos botellas de vino de la marca Marqués de Riscal, valoradas en casi 15 euros cada una, y las escondieron en la mochila de él. Salieron por caja pagando solo unos botellines de agua. La cajera desconfió y exigió al hombre que mostrase el contenido de la bolsa, pero él se negó. La empleada intentó recuperar la mercancía robada y forcejearon. En la refriega, el acusado le propinó un empujón sin causar lesión. Huyeron con una botella y la otra la recuperó la trabajadora.

La Fiscalía les acusó de un delito de robo con violencia con la agravante de reincidencia. Pidió año y medio de prisión para cada uno y el pago de una indemnización de 14,95 euros al súper. No había escapatoria. La pareja estaba recluida en A Lama por otros delitos y no tenía ni un céntimo para saldar la deuda. Al ser reincidentes, iban que tener esa pena en prisión por robar un licor.

 

Idea generosa

El juicio iba a empezar ayer al mediodía y la Policía Nacional subió de los calabozos a los dos detenidos esposados. Apenas quedaba tiempo. Los abogados dijeron a la pareja que podían negociar una conformidad con el fiscal si se declaraban culpables pero ellos se negaron a pasar 18 meses en prisión por el vino. Justo antes de entrar en el juicio, uno de los abogados le dio vueltas al asunto y se le ocurrió una generosa idea que el otro secundó. Se miraron y corrieron a pedir un receso a la jueza para que paralizase unos minutos la vista. Sabían cómo ayudar in extremis a aquellos desfavorecidos.

Uno de los abogados rebuscó en su bolsillo y sacó 7 euros en calderilla. El otro puso 8. Bajaron a la calle, fueron al cajero automático de la sucursal de un banco y saldaron a medias la factura. Ellos mismos ingresaron en la cuenta judicial los 15 euros del Marqués de Riscal robado y, así, les ahorraron 8 meses de cárcel a los implicados.

Al subir de nuevo, la titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Vigo ya los estaba esperando. Los letrados le mostraron el tique de pago como prueba y, entonces, la Fiscalía benefició a los acusados con una atenuante de reparación del daño y rebajó su petición de pena de 18 a 10 meses. Esta gracia se obtiene si el delincuente devuelve el dinero al perjudicado antes de sentarse en el banquillo. Sus abogados de justicia gratuita lo pagaron de su bolsillo.

«Es un trato estupendo porque se reduce 8 meses la pena pero ellos están en prisión y no tenían nada con que pagar», explicó al salir del juicio un abogado, que pidió el anonimato. Su colega le recordó que le va a reclamar 50 céntimos porque él puso 8 euros.

Etiquetas: Vigo ciudad Policía Nacional A Lama